Category Archives: Sueco

Weird cognates in Swedish

There is no doubt many languages bear the grunt of false friends or cognates and surely Swedish can be an entrapment of sorts when it comes to said dubious company as one traverses the landscape of scandinavian languages and their codifications whatnot and even worse if you happen to be bilingual Xicano that is, fully native in Spanish and English. These sort of false friends words are a challenge to any language learner since they are hurdles on the way to proficiency. Both visual and auditive associations induce a plethora of cognitive dissonance that must be negociated as a good juggler would.

Exempli gratia:

Words in Swedish which are either homophone or homographs in Spanish that also might raise an eyebrow either when uttered or read. These, according to Chamizo-Domínguez (2008) in Semantics and Pragmatics of False Friends can be classified as chance false friends since «there is no semantic or etymological reason for the overlap»:

Both homophone and homograph
lo  (Lynx) similar to Spanish lo (a neutrum Spanish article)
vete  (wheat) (conjuctive form of att veta, to know, old, not in use) Spanish for ‘go’.
kaka (cookie) similar to caca in Spanish which means feces in Spanish
gata (street) cat in Spanish
koka (boil) sounding like coca in Spanish
el (electricity) sounding like the personal pronoun in Spanish él (he)
ser (see) but to be in Spanish in the infinitive
putta (push) sounding like puta which translates to prostitute in Spanish
pippa (slang for coitus) but pipa in Spanish and pipe in English
mina (mine) which in Spanish means not the possessive mine but mine as in mining
en (one) which in Spanish is a preposition (in)
linda (wrap or namesake) which in Spanish is an adjective (pretty) but in Swedish it could be either a verb or a proper name
basta (sauna) but enough in Spanish
Sole homophone
oj! (exclamative which means ouch!) but sounds like hoy (today) in Spanish
Sole homograph
vi (we) in SWedish; saw in Spanish as in the past tense of to see
sur (sour) similar in spelling to Sur in Spanish which means south

Just the same there are a number of Spanish words which are either chance false friends as a homophone or homograph for Swedish people:

Both homophone and homograph
linda (wrap or namesake) which in Spanish is an adjective (pretty) but in Swedish it could be either a verb or a proper name
basta (sauna) but enough in Spanish also in the frozen phrase “och med det där basta!”
ser (see) but to be in Spanish in the infinitive
gata (street) cat in Spanish
ropa (clothes) but shout in Swedish
¡pisa! step on it! In Spanish but which in Swedish is to pee
por (preposition through) but sounding like porr in Swedish which in turn is porn
loca (crazy) which in Swedish is a renowned beverage except its spelled loka
Sole homograph
hora (hour) but prostitute in Swedish
sur (sour) similar in spelling to Sur in Spanish which means south
paja (slang for masturbation in Spain but hay in Mexico) but in Swedish means broken

English takes the lot though when it comes to chance false friends which tend to cause a lifting of the eyebrows for English speaking persons:

Both homophone and homograph aka homonyms to a degree
bra  (good in Swedish) sounding like bra in English suffice to say, ugh! damn homonym
men  (but in Swedish) near homonym to men in English
hen  (S/he in Swedish) recent coin though a chance false friend homonym in its own right
sex   (6 & sex in Swedish) chance false friend homonym & butt of jokes in Swedish
titt or the name tittis  (look or namesake?) near homonym to titty in English.
Sole homophone
fack  (union or slot in Swedish) near homophone to fuck in English
 Sole homograph
barn  (children in Swedish) though a farm barn in English?
slut  (finish/end in Swedish) though prostitute in English
kiss  (pee in Swedish) but kiss in English
bad  (shower in Swedish) but bad in English
gift  (poison or married in Swedish) but a present in English
kock  (Chef in Swedish) but near homonym to cock in English
dog  (die in Swedish) but homograph to canine in English
spring  (run in Swedish) but homograph to Spring in English
driver  (run in Swedish) but homograph to driver in English
hem  (home in Swedish) but homograph to hem (as in stich) in english
fall  (case in Swedish) but homograph to fall (autumn) & (trip) in English
jerker  (namesake in Swedish) but homograph to jerker (slang for masturbator) in English
fan  (devil in Swedish) but a homograph to fan in English

Those are a few examples that if you happen to have English and Spanish as a mother tongue it surely creates a disarray in the head. though often one is warned of said evilish words no one really goes through the ropes when it comes to not just heading the warnings but going through the ropes of understanding that the words (or graphemes thereby) have several meanings (polysemy) in different languages but also how the brain goes about organizing said words to be readily read in the different languages in due process without having to stumble upon the various meanings of the words. I suppose that after a few stinging or negative reactions you just turn off the mother tongue and start treating every word with a new meaning and only afterwards compare the word with one’s L1. But one inevitably starts of by making fun of the weird similarities until they completely become more of a burden than a fun fact.

I suppose that habit makes habitual to understand the different impacts words have on the being. A clear example is the Swedish word for cookie in Swedish which is kaka. Now, kaka sounds very much like the word caca in Spanish which in turn means feces. Caca so happens to be a repulsive word for Spanish speakers and they cringe at the very utterance of it. It’s unpleasant and brings about a plethora of nasty images. I suppose that time allows the brain and one to allow for versatility and juggling the many associations and even with time meanings we no longer use get relegated to the back burner or use it as an analogy at parties to friends of the same feather.  We are able to negotiate the associations by sheer comprehension that the rules and norms governing a meaning of a word are always subject to the ruling and existential conditions in which the word is uttered. I am not reinforcing the idea of language being subject to the idea of nurture but in a sense language does become subjected to its environment since caca while being a homophone to the Swedish Kaka the fact of the matter is that the party that doesn’t share the same cultural baggage the meaning and thereby consequences upon hearing the word will become null and void. And since only one party feels the sting the it becomes obsolete in a sense. The impact has lost its sting.

Var är Ni?

Det finns vissa som stör sig på min brytning

Min accent

men dessa jävla pack finns inte här eller?

vad fega de är de som inte vill stå upp

och säga att min brytning

låter ful

Stå upp!

August Strindberg: Från Fjärdingen och Svartbäcken

August Strindberg: Från Fjärdingen och Svartbäcken- Studier vid Akademien. 1ra publicación: 1877. Ubicación geográfica de las novelas: Uppsala.
Libro que leí. Vårt Hems Förlag Stockholm 1930 Åhlén & Holms Boktryckeri.

Habrá que notar que Fjärdingen y Svartbäcken som dos partes urbanas de Uppsala.

Este es el segundo libro de August Strinberg que leo en sueco. Hay personas que aprenden un idioma solo para poder leer a los autores en su idioma original, tal como Miguel de Unamuno quien se dice que aprendió danés para poder leer bien a Sören Kierkegaard o bien Sigmund Freud quien aprendió español solo para poder leer a Don Quixote en el original. Yo no, solo aprendí sueco por necesidad y pues así, el trabajo y los años me han hecho un poco más mejor en su manejo pero igual sigo cometiendo atrocidades en le lenguaje que deberían de mandarme a la Haag por crimenes contra el lenguaje sueco. Aunque como todo idioma, se logra comprender más con un poquitín de esfuerzo aunque la verdad sea dicha esto de vivir en Suecia le deja uno suficientes llagas como para poder comprender las matices que el sueco tiene para poder comprender a Strindberg ya que mucho de lo que escribe tiene relación con el angst y la pena ajena. Y es justo eso en el lenguaje lo que más me encanta de Strindberg. Su idioma es uno que no se usa ya en Suecia ya que Suecia, aparte de haber reformado la ortografía su idioma también alteró la fonética de ella lo que hace de ello una interesante lectura.

Lo que más resalta del libro en cuanto a las historias son los personajes que al parecer siempre andan down in their luck como se dice en inglés. Y como yo soy uno de esos que siempre echan porras al underdog pues eso me gana en la lectura. Y claro, aparte del répertoire de su vocabulario. Es bueno para describir miserias urbanas y según las múltiples wikipedias por ahí se debe mucho al pasado del mismo Strindberg. Y es algo que se nota mucho en las lecturas de él ya que de repente los personajes que andan rosando los campos fértiles de la miseria humana de repente tienen acceso a las cómodas áreas de las élites de la sociedad sueca del siglo XIX describiendo esto como si fuese dado acontecer por cuestiones del azar. Y otra vez, Strindberg asombra con el uso del lenguaje al usar el lenguaje de las sociedad alta para describir ese ambiente y sus órbitas inalcanzables para la mayoría de nosotros.

Me tomó todo el 2014 para poder acabar de leerlo pero venga, ni quién se fije cuanto tiempo me tomó en leerlo. Tengo una entrada en el blog del diciembre del 2013 en que menciono el libro así que más de año.

Assimilation

I don’t really know how much of a Swede I am. I mean, here I am, expressing that in English. I suppose that I can never be a Swede in the physical sense but in the realms of how a Swede is I can say I adhere to their ways. Comportment, attitudes, certain values and manners to name a few aspects of the sentient parameters of the Swedish ens are indeed well ingrained in my constitution.

It’s hard to explain. Perhaps am not even that assimilated but I adjust my manner of being to theirs so as to smoothly transit through their existential flow. After all, the old adage of When in Rome do as the Romans do applies because in order to be able to be in the midst of the culture one has to bend internal rules of behaviour to conform to local customs.

Yet this is only when I interact with Swedes. Am I Swede in other situations that don’t require the presence of a Swede to monitor my Swedishness?

That is the crux of the matter. Hence my conundrum. Do I conduct myself in a Swedish manner outside the influence of the physical Swede? And is there an example of it so that I can postulate it here?

I suppose that I could argue that in order to be able to be ready I must practice before hand any given situation that might arise. I must prepare dialogue before it even happens. But that still doesn’t give evidence of quiddity.

I suppose that the best evidence I can give is by denial. By affirming that which I am not. I am not Mexican when I walk the forest. I am not Xicano when I suppress my interior emotions, when I hold in check that which I would otherwise do. I am not American when I control my voice so as to not give hint of emotions. All this in order to fuse with my milieu so as to fluently as possible, not disturb the environment.

That’s when I am a Swede at best.

Como dicen en mi país: Calladito te miras más bonito.

 

 

Costumbres protestantes

El día que descubrí la diferencia entre los católicos y los protestantes fue cuando leí a Max Weber hace ya años, en California.  El libro lleva por título, en alemán, Die protestantische Ethik und der Geist des Kapitalismus. Weber es un sociólogo que escribió muchos libros pero solo uno me abrió los ojos para poder entender a mis copaisanos estadounidenses de extracción anglosajona. Fueron unas cuantas líneas. En esas líneas aprendí sobre un comportamiento que transpira por todo el mundo protestante.  Esta costumbre es la de sacarle utilidad a una cosa y darle valor a esta última tanto y cuando la utilidad del valor genere producción para un propósito superior. Ya cumplida la utilidad y su utilidad acabada, el valor de está última cesa de tener valor productivo y se hace a un lado siempre y cuando el valor disminuido de la utilidad impide que lo productivo genere producción. Ya explotada la utilidad, se deshecha y se hace a un lado ya sea con delicadez, siendo la cuestión en mano, una persona de carne viva o con menos delicadez siendo esta no humana.

Para mí, comprender esto me abrió los ojos mucho. Y hasta hoy en día me sorprende  ver como es que estas maneras de ser, costumbres de un pueblo pues, giran en el devenir del día y las reuniones de las plebadas. Un caso muy extremo que me toco ver en la televisión sueca es la de un doctor de tercera edad avanzada, llorando, quejándose, de que ya nadie se acordaba de él.  Su lamento era basado en que antes era útil, que ya no lo era, y por ende, su aislación social, a consecuencia de que nadie sabia ya nada de lo que algún día hizo y a pesar de su vida (vejez), de vivir pues, era esa carencia, de ser necesitado para algo o ser apreciado por que alguna vez hizo, quizo sacarle un valor a algo ya inexistente y la televisón sueca manipuló lo último con una canción de fondo apropiado a la emoción que se esperara producir por el caso en mano.

Comento esto porque llevo años trabajando para una escuela en medio de lo que me gusta llamar como in partibus infidelium y me ha tocado ver cuantiosas despedidas de empleados que se retiran de la vida laboral por cuestiones de jubilación. Lo comento porque no deja de sorprenderme como es que toda una vida laboral se ve reducida a decir unas cuantas palabras de despididas, expresiones de gratitud porque es impensable derrochar emociones de ingratitud en esos eventos (es improductivo) y un ramillete de flores cuyo simbolismo es en realidad un símbolo de clases sociales dentro del mundo escolar puesto que los profesores reciben un ramillete mientras que los de más rango autoritario suelen recibir bouquets más representativos a su rango.

En fin, eso.

Holier than thou

As in any culture, there are codes and norms by which said people tend to understand each other which in turn use to signal that they belong to the same group. No fault there as everyone is guilty of said conduct. Though there is one rather particular to the Swedes: they are painfully unaware of their surroundings so much they a guilty of appearing holier than others. They lack a so called sociological imagination and live a rather bubbled life unperturbed by outside forces. So its no surprise that they are largely unaware of how they are perceived by others other than themselves even they they complain about it. It is their nature to be nescient.

However. Swedes can not be faulted for not taking into consideration the Other amongst their midst nor for being utterly hegemonic and unaware of one’s surroundings. This is what makes them a part of being Swedish. There is even a saying in Spanish that addresses the feature at hand: Hacerse el sueco and even one in Swedish which pinpoints the issue at hand: låtsas som det regnar. Both idioms refer to the fact that obliviousness pours out of the essence of the Swede. This conduct tends to cause irritation in immigrants since they perceive Swedes as being callous, right out cold and right out arrogant when they are away from the rest of us. Mind you, this in the eye of the Other.

Now, am not trying to untangle a riddle but rather trying to explain an ens so as to bitch about the one aspect that I loath and which rankles the soul to no end. Mostly because as one as an immigrant one is bound to adopt the customs of the ruling majority and this particular behavior is pretty darn difficult to mimic. It taxes the psyche to try to ignore at will one’s surroundings or other people around one. Swedes are good at shutting out the milieu that engulfs their existence. Not so for an immigrant, one is utterly useless in shutting down the environment at all. Hence the effort usually tends to backfire like a ricocheted lost bullet. It just looks right out bad and ugly when the immigrant tries to pull off said act.

This sort of behavior also backfires on fully integrated immigrants and the hate poured on immigrants who do it as to pass off as a genuine article are even more of a loath object by new arrivals to the country.  One ends up in nowhere land neither belonging to the Swedes nor the immigrant community at large. This requires a certain balance or cultural migration so as to appease both groups.

 

Abiectus

Texto ambigüo: Un sueco calla o Un tigre sueco.

Uno de esos fenómenos suecos que nunca deja de nutrir el diario devenir de mi existencia en Suecia es la sumisión a la que los suecos de todos los estratos sociales se someten sin respingar mucho.

Todos esperan su turno para respingar y en el mientras tanto el reposo de la frustración encuentra su mejor abono. Aquí todo mundo calla. No es por ende raro que desde la II Guerra Mundial, en Suecia, uno de los iconos más emblemáticos del sueco sea un póster de propaganda que alienta a los suecos a no hablar con los extranjeros. Su uso insinúa tener cautela al hablar con extranjeros. Nótese que el icono es tan popular que se ha visto obligado ejercer Derechos Reservados o darle estatus de Marca Registrada.

Hoy en día, la inculcación adquiere diferentes tintes y los suecos, a pesar de que se autocalifican como tímidos la verdad es que no les gusta hablar mucho con extranjeros. Así que hablar es casi un pecado mortal acá, no es que no hablen, sino que callan más de lo debido. De hecho una de las formas más comunes y practicas que los suecos utilizan los unos con los otros es intimidarse los unos a los otros hasta el silencio, tiga ihjäl es la frase que utilizan para describir este fenómeno. Tiga Ihjäl es un fenómeno cuya función primordial es en hacer callar a las personas hasta la muerte. La gente simplemente deja de hablarte, te hace la vida de cuadritos mediante un trato que incluye entre otros, tratarte como el aire, ignorarte lo más posible, dejar de verte como persona, excluyéndote de sus actividades y hacerte ver con todo lo posible a su disposición, que el que tiene la culpa de todo lo que te pasa a tí es por culpa propia, de hecho, son especialistas en ello. A eso ellos le llaman ser sueco, o como bien reza el dicho castellano, hacerse el sueco.

Pero quizá lo más bizarro de todo esto es la involuntaria reacción que procrea, la sumisión. Y es que los suecos parecen ser sumisos y algunos sí los son, o quizá la gran parte de ellos. Acá es fácil de que te intimiden en el trabajo, en la escuela y hasta en la calle. Respingar rara vez ayuda y existe todo un aparato burocrático que ayuda a las personas que han sido intimidades.

A pesar de que los suecos se consideran muy democráticos en sus procederes, la verdad es que no saben cómo reaccionar ante las críticas que les dan a veces, lo que hace que toda índole de venganzas personales afloren como Diente de León por los campos fértiles del odio. La crítica tiene que tener orden y su lugar amén de tiempo, todo fuera de ello se considera una ofensa.

En lo personal he vivido varias ocasiones en que no he cuidado mi boca y las consecuencias no se han hecho esperar, quizá esto sería cosa menor en una ciudad grande pero como vivo en un pueblo pequeño todo el aparato que he descrito anteriormente lo he sentido en carne propia. Aquí la gente no se tienta el corazón para hacer ejercer la ley del pueblo, a su manera. Se puede comparar a las viejas usanzas de la gente que basa su vida personal en la biblia o el corán. Aquí la única diferencia es que el castigo es invisible y difícil de pormenorizar para que la gente vea con hechos en la mano lo que todo un pueblo le inflige a un ser humano mediante las practicas antes mencionadas. Lo curioso es que en mi adaptación a Suecia, mi integración a Suecia a llevado acabo a someterme a esta practica del silencio, no hablo de más, guardo silencio ante todo y prefiero no ser visto. Me imagino ser el cobarde de la película, el que no se entrometería así los gritos fuesen de auxilio.

Realmente me gustaría que la gente fuere más respingona pero la verdad es que el sueco es sumiso lo que hace que  los que son más fuertes y no le tienen miedo al criticismo porque saben abrir el hocico justo al debido tiempo pues abusan de su poder para infligir la ley del campo. Y eso hace que el sueco le tenga miedo a muchas cosas.




Lillgammal

En Suecia están obsesionados con el comportamiento, todos están prestos a juzgar y otros detalles al primer indició de una desviación social. Quieren a toda costa que todo sea uniforme y de alguna manera la gran mayoría vive la  ilusión de que todo está uniforme o ecuánime. Me imagino que se despiertan con el equilibrio perfecto, un don peculiar a Suecia y procuran con todo el alma batallar todo defecto que ose contra esta égalité, fraternité falsa. Uno de estos comportamientos alcanza hasta a los niños quienes no escapan ni de por broma el criticismo agudo de los suecos, quienes ni considerados ni prestos a detenerse a pensar, lanzan sus agudas observaciones al primero que logre tomar en cuenta la osada apostilla cotidiana que ha ofendido las sensibilidades suecas. Todo lo anterior me viene a mente porque leí una tira cómica de un periódico local de Suecia, aunque para ser francos ya había escuchado anteriormente este fenómeno cuya manifestación siempre me ha parecido algo exótico para no decir mayores disparates. Se trata del fenómeno sueco de tildar a ciertos niños cuyo comportamiento se acerca al de uno de mayor de edad que al de un párvulo. A estos niños se les suele tildar como Lillgammal que traducido quiere decir más o menos como pequeño viejito y que con mayor frecuencia que menor adquiere un tono despectivo entre la población adulta dando efluvios a que algo anda mal.


Baby Blues

Niña Peliroja: Papá, esta es mi nueva amiga, Hilma.

Papá: Hilma, que nombre más interesante. No se llaman así muchas hoy en día.

Niña con trenzas: Ciertamente no, somos de escasa frecuencia.

Niña peliroja: Hilma vive con su abuelita.

Niña con trenzas: Dios me ampare, tienen la temperatura alta, tengo la calor elevada.

El chiste de la tira es que los niños supuestamente no deben de hablar como si fueren adultos, ya que poseer un vocabulario elevado para poder expresarse sobre temas consuetudinarios contraviene con todo aquello que los suecos tienen en mente de lo que un niño debería de ser. Aunque ésta especie de humor negro para puntualizar un “defecto” del que todos deberían de comprender no debería en verdad existir y  cuando se manifiesta es comúnmente mal visto. A los suecos se les hace una aversión anormal que un niño utilice palabras eminentes para expresarse, lo viven como atípico.

Lingüísticamente esto es un fenómeno interesante ya que lo que hace a un niño lillgammal es el repertorio del vocabulario, como la tira cómica lo demuestra, al padre (supuestamente requiere de una explicación del porqué la niña de trenzas habla así) se le hace cosa rara que una niña posea un vocabulario tan anticuado y prácticamente caduco. Aquí hemos de enfatizar que los suecos por lo general le tienen una aversión alérgica a vocablos anticuados lo que tiende a generar distanciamientos generacionales. Quizá por ende el rechazo a que un niño no hable el lenguaje común de todos los días, o en este caso, de las mayorías que dominan el discurso o la narrativa del diario devenir.

A mí se me hizo raro que la población de mi pueblo reaccionara así sobre el comportamiento de un niño. La primera vez que lo viví fue cuando una amiga de mi hija tenía un comportamiento demasiado serio para el gusto de mi ex. A ser verdad, si no es que me lo llevan a mi atención quizá nunca lo hubiese descubierto por propia cuenta. Lo triste de todo esto es que los adultos no se percatan de que al tildar así a un pequeño lo dejan fuera del conjunto poblacional y esto en una sociedad que de apariencias individualistas es más colectiva que individual, en fin.

Schism Lingua

No entiendo por qué es que mis giros lingüísticos en sueco suenan gramaticalmente bien para mí, siendo que son un obvio error para el nativo del sueco. ¿Qué es lo que ignoro, qué es lo que sacrifico y cómo es que logro burlarme a mí mismo?

La verdad, no debería de ser un gran problema poder aprender otro idioma. No soy un experto en la materia, pero si hacemos una lista de las cosas que uno debería de aprender, o poder manipular, en este caso sueco, son pocas. Ahora, no estoy hablando de las partes de un lenguaje que se requiere para poder hablar otro idioma sino de las partes de un lenguaje para poder hacer todo ese malabarismo mecánico llamado gramática que se requiere para poder comunicarse con las partes que se requieren para poder comunicarse. Aquí no importa la semántica o la frasearía sino el aparato que hace que todo eso fluya sin contratiempo.

Aunque me imagino la lista larga en verdad, para mí, lo único que me parece aquejar es la concordancia gramatical. Aunque el sueco es un idioma que no importa que tan gramaticalmente hables el idioma no tiene validez ante el nativo del idioma sino pronuncias el lenguaje en su forma natural, y como el sueco es una lengua tonal pues te hacen la cara de fuchi por más correcto que hables el idioma si es que no pronuncias el sueco a ritmo que para ellos es aceptable. De hecho, a estas alturas estoy dispuesto a decir que el orden de esos dos conceptos sería, que primero habría que dominar el tono del idioma antes que la cuestión gramatical, como dije, no soy un experto en esto y solo lo digo por experiencia propia y como aprendiz del idioma sueco. Y quizá sea por eso que digo que lo que a mí me aqueja es la concordancia gramatical.

Cosa que aunque se escriba en singular es un concepto que alberga varios conceptos, como género, número y cuestiones verbales. Me basta decir que en las cuestiones verbales los únicos problemas visibles, a mí parecer, para mí, es el pluscuamperfecto. Dónde sí tengo problemas y que no los escucho y que me burlan en hacerme creer que digo las cosas correctamente es en género y número.

Y así al principio de la pregunta, ¿qué es lo que hace que para mí suene bien mientras que el nativo sabe por intuición que está mal? Me atrevo a responderme a mí mismo puesto que presiento que lo que me tiene en jaque es que de alguna manera el error se debe a que lo que yo creo está gramaticalmente correcto encaja muy bien con las otras gramáticas que poseo, en este caso el inglés y el español.

Tendré que afinar más mi conciencia gramatical sueca. No hay de otra.

Vicios suecos

A pesar de todas las buenas cualidades que puedan existir dentro de la sociedad sueca existen detalles chingaqueditos que aguan la fiesta por así decirlo. Y aquí paso a un tema que los suecos odian como los gatos el agua: hablar mal de ellos. Por lo general, hablar bien de Suecia es casi obligatorio. Existe un consenso general entre la población sobre este menester público que es regulado tanto en lo macro como en lo micro. Me explico, por lo general la gente del pueblo le pregunta a los extranjeros que si uno disfruta del país, como si uno disfrutara las playas de un país cálido, y la respuesta anticipada es que saben que uno hablará mal de Suecia. Esto último me tardó varios años en comprender. Como buen extranjero que soy, las primeras veces que me preguntaron sobre mi bienaventurada estancia en Suecia solía responder con mucho candor y detallaba sin menor escrúpulo los beneficios y maleficios que existen vivir aquí, en Suecia. A la vez, tardé también en darme cuenta del tamaño poblacional de Suecia, o sea de 9 millones, no las cifras por supuesto, sino el tamaño poblacional que tiende a causar ciertos aspectos psicológicos en la población comparado con un país como México o los EEUU. Para ser francos, a nosotros nos vale gorro lo que la gente piense de uno. Mi mentalidad es la de está última, aún, hay que marcarlo y recalcarlo, así que al darles mi respuesta sobre mi satisfacción de vida en Suecia no incluía esta ecuación: país/población=estado mental-extranjeros. Este tipo de confrontación cultural que se desarrolla bajo una guerra de baja intensidad mediante preguntas inocentes como la anterior debí yo de anticipar desde hace mucho antes, pero no, sigo siendo un burro y lento para entender menesteres diplomáticos y eso que me da por la psicología. Debí haberlo descubierto cuando notaba que sus rostros adquirían una sombra de enfado al mudarme de los beneficios al maleficio. Así que mediante una pregunta tan inocente como la anterior, se negocian todo tipo de prejuicios en ese ámbito del negro y blanco, literalmente. El consenso general es pues que la respuesta no será positiva y por ende uno termina en la lista negra de los suecos, la pregunta es pues ¿por qué se toman la molestia de preguntar si es positivo vivir en Suecia? Me imagino, retomando la ecuación anterior, que los suecos necesitan, más que un mexicano, o estadounidense, sentirse bien de su país. Suecia siempre está en modus operandi de marketing de ensalzar lo positivo más que lo negativo. Pues bien lección aprendida hasta ahí, en lo general, pero en lo particular, esa es otra historia que me tardó varios lustros en cachar.

Varias de las cualidades de los suecos que se admiran bastante son la sinceridad, la honestidad, el nivel moral de sus acciones y ciertos otros comportamientos que no toleran como la corrupción y su deseo de mejorar las cosas para el beneficio de otros. Uno bien haría en deducir pues que los suecos tendrían problemas hablar mal de alguien. Pero no, los suecos son unos expertos en descuartizar a la gente cuando estos últimos no están presentes. Los suecos hablan pestes de las personas y deciden en consenso hasta tomar acciones para llevar acabo decisiones ya sean positivas o negativas, aunque supongo que mayormente negativas, sin la menor participación del perjudicado o beneficiado para poder defenderse de las acusaciones que se le embargan. Para un buen norteamericano como yo este último compartimento mientras que no se me es ajeno sí es un tanto molestoso porque, seamos francos, nuestra sociedad norteamericana gusta de que no se nos hable de detrás de nuestras espaldas y procuramos que si hay defectos en nuestro comportamiento que se nos lo diga en nuestra cara, bueno, ese es el ideal. Pero aquí el cuento es otro. Y bien reza el dicho que las buenas intenciones son el principio del camino al infierno. Bueno, creo que eso dicen en inglés y me lo apropio al español. Y es que hablar mal de alguien siempre tiene su función beneficiaria. Es en verdad un viejo cui bono sin ese drama latino que lo acuñó, el dicho pues. Hablar mal de alguien suele ser porque algo anda mal. Para mí es sorprendente cada vez que me piden mi opinión sobre mis colegas. Ahora comprendo que es un ritual para indagar si mis colegas son eficientes en sus labores o ya están en decadencia. Si las imágenes de un ritual viejo de vikingos se os viene a mente creo que comprenderéis la idea un poco mejor. Es sabido que los vikingos les daba por matar a sus viejitos una vez que estos últimos hubiesen terminado de ser útiles. Mucho tiene que ver con la religión por supuesto, y es que los vikingos les hacían un favor a sus viejos líderes, pues de morir de viejos terminarían en el infierno. Y creo que es por eso que no les da remordimiento ser ojetes puesto que están pensando en el bien común de la población. Aún así no deja de molestar que me pregunten sobre fulano o zutana para asesorar el nivel de eficiencia entre mis colegas. Lo malo es que quieren que yo contribuya a la piscina de pestes que quieren que recaiga sobre las personas en cuestión. No es raro que para este juego este un tanto viciado, pero tampoco soy la mayoria, así que mientrás sean peras o manzanas, tendré que acostumbrarme a tolerar este tipo de comportamiento entre los suecos mientrás viva aqui.

Spare me that’s all I’ve got to say.