Category Archives: Libros en Español

Libros en español, autores diferentes

María Tena: La fragilidad de las panteras

  • Tapa dura: 28 páginas                                 Idioma: Español
  • Editor: Espasa (6 de abril de 2010)           ISBN-10: 846703324X
  • Colección: ESPASA NARRATIVA             ISBN-13: 978-8467033243

mariatenaDesde que leí el libro por primera vez me enfrascó intensamente. No sé cuántas veces tuve que devolverlo a la biblioteca porque el tiempo que tenía para leerlo simplemente no  me alcanzaba para acabar de leerlo completamente. La verdad es que el libro me tenía, como he dicho, enfrascado. Mas bien lo saboreaba a cuentagotas como no queriendo que se acabase. El libro me llamaba y como dos veces que tuve que devolver el libro me encontraba con la situación de que el libro tenía reservación. Me causó cierta curiosidad porque en el pueblo donde habito no hay muchos hispanoparlantes. Me preguntaba quién sería esa persona misteriosa que también leía el mismo libro que yo al mismo tiempo. Quería dejar notitas o pistas en el libro pero desde hace mucho que no escribo dentro de los libros. Todo tiene su fin y ahora en un tren rumbo a Malmö y en Escania ya me lo he terminado con una prisa sin igual aunque esa era la meta. Acabar con el libro, porque me pesa tener libros a medio empezar aunque así sea que tenga muchos de ellos a medio empezar. No por eso dejé de disfrutar las historias de María Tena. Sabe de mujeres. ¿Y que tal si María no es mujer? Y es que por estos días uno nunca sabe de esas cosas. Pero María Tena sí lo es, o sea mujer. Una mujer que al leer su minibiografía en Amazon evoca la impresión de ser de esas personas de media clasa alta de una sociedad de cuyos vestigios hoy en día solo quedan recuerdos de lo que fue y solo el tufo y el dejo de las memorias nos hacen remontar a ese mundo que hoy ya no lo es. Highbrow society indeed. Cosa que se deja ver en la obra que leí y cosa a la que le tengo una flaqueza enorme.

Si bien habremos de enfocarnos un poco en esa sociedad haría bien en empezar otro párrafo para descansar la vista y dejar un pormenor de lo que quiero decir con eso de sociedad inexistente. Son quizá mi flaqueza leer historias de familias que están a punto de culminar una vida aquellas en que participan familias de clase media que alguna vez fueron personajes medio ilustres en una sociedad fuera del alcance del proletariado y que viven el diario devenir de lo que fueron o sus remembranzas. Los personajes de María Tena respiran aires de antaño a base de un oxigeno que les da un sentido de vida demacrado ya que luchan por salir adelante de un pasado rancio cuyo papel lo viene jugando la madre en la novela y cómo el pasado de la madre afecta a las 3 hijas de ella. Todas luchan con recuerdos del ayer y los restos materiales que quedan de ello y las consecuencias de las reglas y normas de ayeres sin vigencia en un hoy igual de cruel en sus exigencias de convivencia social.

Como toda buena novela hispana, La fragilidad de las panteras tiene un buen sazón sexual a lo latino. Como diría mi tía Juana, que 50 Shades of Grey ni que 8 cuartos. La novela deja para la imaginación y he ahí mucho de su encanto. Y claro que hay descripciones de lujuria pero el encanto yace en la seducción y el cortejeo que se da a lugar cuando dos seres se encuentran atraídos el uno al otro amén de ese delirio mental que causan los intercambios viscosos entre el hombre y la mujer y las convulsiones emocionales que desenlazan en un caos vertiginoso sin rumbo más que la felicidad o el desastre personal.

 

topografías del Risala fi fadl al-Andalus

booksEstando en Madrid este mes pasado de Abril tuve a bien a escucharme a mismo al ir a darle una vuelta a la Cuesta de Moyano donde al darme cuenta de algunos precios de algunos libros la desilusión no se hizo esperar pero que ni así me detuvo para hacer algunas comprillas. Dentro de las tantas tuve a bien comprar un facsímil de

Elogio del islam español (Risāla fī fad̥l al-Andalus);
Autor: Ismāʻīl ibn Muḥammad Shaqundī; Emilio García Gómez
Casa Publicitaria: Madrid, Impr. de E. Maestre, 1934.
Serie: Publicaciones de las escuelas de estudios árabes de Madrid y Granada., Série B ;, núm. 2.
Edición facsímil por editorial Maxtor ISBN 84-9761-251-5

Es un documento de sumo interés para el lector ya que hay veces que los trabajos de este tipo llevan historias ocultas de las cuales nadie quiere hablar ya. También existen datos de suma importancia para un amante de viejos académicos como yo, no que yo sea viejo ni académico, así como ni mucho menos amante de viejos académicos, claro. Me refiero, por supuesto, a ese tipo de académico dedicado a su labor y cuyo labor se transmite por el amor que le dedican a esa espulgación del pasado con minuciosidad para el deleite del presente.  La publicación original está dedicada a un tal filólogo ruso llamado Ignaty Kratchkovsky lo cual me llamó la atención porque en sí demuestra un nivel de cooperación académica durante 1933 entre el mundo intelectual de aquellas eras cuyas ciudades ya no llevan el nombre que antes poseían, así es el caso de Leningrado cuya duración fue de entre 1924 y 1991 y que ahora se llama San Petersburgo. Ignaty Yulianovich Krachkovsky llamado en ruso Игна́тий Юлиа́нович Крачко́вский. Nació en Vilnius en 1883 y murió en Leningrado en 1951 y está enterrado en el cementerio de Volkovo el cual  no es un cementerio ortodoxo.

Aparte del ruso, también se encuentran joyitas que el traductor, Emilio García Gómez, nos brinda en su labor. Pascual de Gayangos es una de esas joyitas. “Pascual de Gayangos y Arce (1809-1897) es una figura conocida, aunque también mayoritariamente borrosa todavía para muchos. Arabista, hispanista, bibliófilo, bibliógrafo y académico entre otras muchas cosas, sus cartas no dejan indiferente a nadie por su amenidad y humanidad, así como por su condición de fuente para su propia biografía y para numerosas disciplinas.”

Es, en pocas palabras, uno de esos héroes raros que salvan la historia de los pueblos, en este caso la de la Hispana Mulsuma. Aparte, es traductor del español al inglés de la Quinta Carta de Hernán Cortés a Carlos V publicada en 1868 por la Hakluyt Society.

Pero creo que me estoy desviando del tema bastante ya, y pido al humilde lector que haga caso omiso de mi entuasiasmo por los tesoros que uno se encuentra en el camino de la lectura.

Para resumir un poco a lo que Elogio del Islam Español va, es, en pocas palabras, una rencilla de orgullos por el terruño. Pésele a quien le pese, la cultura árabe dominó durante mucho tiempo la Península Ibérica. Esto a pesar de que muy pocas veces se menciona hoy en día y mucho menos los contactos diplomáticos que se entrelazaron en aquellos ayeres, al menos que, como los académicos anteriormente mencionados, haya interés en ello, o en este caso, pasión por ello. La rencilla adquiere su valor de importancia como muchas otras obras a veces logran hacerlo y es que se desarrolla mediante un fiat de una persona de importancia y poder que da por orden defender las declaraciones hechas bajo los efectos etílicos lo que de aquellas viejas vidas entonces era su bebida favorita, el vino.

En Elogio del Islam Español puede uno encontrarse varias topografías que son elevadas en loas mediante descripciones de lo que en esas viejas regiones del al-Ándalus (árabe clásico الأندلس) había y las preferencias gastronómicas de la élite del ese ayer. Al igual hay un sin número de referencias a poetas y sus rimas que le cantaban a esas tierras mediante el ingenio del simil. Uno con ojos de este milenio pensaría que esos símiles serían hoy en día de poco valor pero estaría equivocado el lector en pensar así ya que en esos ayeres la naturaleza está más ligada al ser humano de lo que hoy en día lo está. Y es allí donde varias pepitas de oro se pueden encontrar para el lector que sabe retransmitir su mente al pasado teniendo en cuenta que para leer el Risala fi fadl al-Andalus habrá que dejar este milenio en su totalidad y usar la imaginación como cuando se doma a una caballo.

 

 

 

El mentado Gabo

Tengo insomnia. A estas horas que escribo esto estoy con pachita en mano y repensando los aconteceres de hace unas horas. Me dormí temprano. Así que desperté igual, temprano. Al dormir, en mis sueños, feneció Gabriel García Márquez. Lo supe por esa costumbre tan universal del ente occidental y a medio dar de bienes materiales por uno de esos smartphones. Lo supe no por español sino por un Xicano en mi twitter feed. O FB, no sé ya. Después, al seguir leyendo, retrocediendo en el feed, una gringa, de nombre Elizabeth Spiers, del mundo de la literatura y sus mercadotecnias expresaba su dolor mediante la recomendación de una lectura de uno de sus cuentos favoritos de GGM. Blacaman the Good, Vendor of Miracles. Aquí da uno cuenta de lo importante que GGM es. O su obra. Muy pocos escritores logran esa magia de trascender más allá de sus idiomas maternales. Es como si nacieran con ese don universal de poder contar no para un pueblo sino para toda la humanidad. Algo en ese lenguaje hace que aquí y en chinca todos logremos reflejarnos en la historia contada. GGM es uno de esos escritores como alguien dijiese de Yukio Mishima, que solo nacen entre cada varios siglos.

No lo leí en inglés, por supuesto, pocas veces traiciono mi principio, así que lo guglié. Lo encontré en El Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (INABIMA) de la República Dominicana. http://tinyurl.com/p2ykuwk

Me gustó el cuento. Uno no se percata de las insinuaciones académicas del cuento hasta mucho más después. Son de esos cuentos que los acabas leyendo sin detenerte a pensar en qué página vas, solo quieres seguir leyendo no porque es emocionante sino porque la historia te lleva a ti arrastrándote por sus travesías, y así, ese cuento, cuyo nombre en español es de Blacamán el Nuevo Vendedor de Milagros. Me gustó mucho el cuento y no caí en cuenta de que se trata de una de esas alegorías de la dualidad del hombre hasta horas después. Hay que apreciar un cuento como saborear una fruta o una verdura, sin análisis

Yo di con GGM en Madrid, en un 1998. Una chica me obsequió el tomo como agradecimiento por las clases de inglés que impartía. GGM era para mí uno de esos tesoros que uno toma como asentado y que aburren porque medio pueblo te dice cuán grande es el sujeto y blah, blah, blah. Y así, una extranjera me dio el tomo. Y lo leí, 100 años de Soledad. Después leí otro en la universidad, uno de esos profesores que admiraban a GGM y lo metía a su lista de libros que debíamos de leer. Crónica de una muerte anunciada y la bala que cruzó medio pueblo.

Esto me recuerda a la sensación esa de descubrir algo mediante las suposiciones de los extranjeros de que uno sabe de todos los autores de la cultura de uno por el simple hecho de saber el idioma y ser parte de la cultura en cuestión. Fue en Menlo Park, California, allá a fines de los 80’s cuando llegó a mis oídos esa onda del Realismo Mágico. So what, pensé.

Y heme ahora, despierto, viendo el amanecer de los altiplanicies suecos, escribiendo sobre la muerte de GGM.

Y sí, influyó mucho en mi vida y de seguro lo seguirá haciendo el huerco.

Memoria de Cenizas

 http://1.bp.blogspot.com/_jM8lYvSAkIk/R7SwvAZ6iXI/AAAAAAAAAEU/KnQa_ReDehU/S1600-R/memoriade.jpg  MEMORIA DE CENIZAS (En papel)
EVA DIAZ , FUND. JOSE MANUEL LARA, 2005
ISBN 9788496152380
 Datos del libroNº de páginas: 300 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editoral: FUND. JOSE MANUEL LARA
Lengua: ESPAÑOL
ISBN: 9788496152380

Durante mi estancia en Sevilla tenía la intención de ir a Santiponce. Santiponce es un pueblo aledaño a Sevilla camino a Itálica. Itálica era mi destino. Para los que no saben mucho de Sevilla, para ir a Itálica hay muchas maneras de hacerlo, inclusive caminando. Pero yo decidí tomar el bus que se encuentra por lo que se conoce como Plaza de Armas. Ya en el bus y en camino, decidí observar mis alrededores. Cuál no sería mi sorpresa ver un edificio de esos viejos que quisiese uno detener el autobús para poderle tomar unas fotos. Algo de ese viejo aposento demacrado llamó la atención. Era algo importante. De alguna manera seguí camino a Itálica arrepentido de no haberme detenido ante el aposento porque algo de ello insistió en su importancia.

Terminaré la anécdota después de la recensión del libro del cual tengo pensado relatar aquí. Vosotros podréis leer al principio de este post alguna información de mis intenciones. Y sí, Os he hablado en os sobre Os.

Adquirí el tomo en cuestión porque tenía curiosidad sobre el fenómeno Protestante en Sevilla. La vibra Luterana no se hizo del rogar mucho desde que decidí viajar a esa ciudad hispalense. Pero había que esperar a que todo ese escombro católico que pide ser rascado primero tuviere su día en el sol. Así que a pesar de haber pasado multitudes de horas por el mal llamado “Centro Histórico” para satisfacer el hueco del catolicismo latente en mí, nunca pude dar con el hueco para rellenarlo de curiosidades católicas. Vi, y mucho de esa cultura, pero nunca le viví. Lo que sí viví fue la ausencia del protestantismo. Quizá le haga un mal favor al libro, pero quizá, también, algún favor haré. Algo había. Quizá su ausencia visible vibró con el hueco que nunca logré rellenar ahí.

La lectura es una aburrición total al principio. La imaginación de la autora es un tanto austera pero como está basada en un siglo de que solo se puede conjurar malas imágenes no tengo la menor duda que la autora luchó mucho para poder acercarse lo más posible a una realidad que solo puede darse en la imaginación colectiva del hispano en general. Y como la autora es hispalense me imagino también que mucho tenía en juego en esa ciudad en que el honor y la dignidad. Pero si la primera mitad del libro es una constante descripción de lo que se puede imaginar llevo acabo una de las obras de la Reforma mejor conocidas en Español, o sea, la Biblia del Oso, pues la segunda mitad es todo un entretenimiento visual de torturas y esperanzas. La novela pinta unos personajes tristes, llenos de miedo y con deseos de esperanzas, sueños de libertad y añoranzas que los hace humanos y los trae a un presente para que podamos comprender el proceso emocional de ser perseguido por ideas, pensamientos, ajenos a los intereses del Poder, o las supersticiones del Poder.

Este libro es un libro llamado Novela Histórica lo que a mí no me del nada porque lo considero un poco mocho ya que la labor que se le brinda a un tomo como el presente no es tomado en cuenta o si lo es pasa desapercibido al lector menor instruido en estos menesteres de letras. En lo personal, aprecio estos tomos más como tomos académicos ya que es por ello que suelen llamarme la atención. A mí me gusta la lectura que lleva labor investigativa, eso es lo que a mis libros le da sabor.

A través del tiempo de Rafael Jiménez Vela.

vela

  • Publisher: Libertarias  1ª ed. (March 27, 2013)
  • Language: Spanish
  • ISBN-10: 8479547340
  • ISBN-13: 978-8479547349
  • Product Dimensions: 8 x 5.2 x 0.6 inches
  • Shipping Weight: 9.9 ounces

Siempre me ha interesado el turismo. Crecí en él. La gente viene para satisfacer alguna curiosidad. Así es el imán. Esto no es novedad alguna, todos van a algún lugar para encontrar lo que la lectura les indujo. O lo que han escuchado. La historia del mundo está basada en un decir. El máximo decir. Lo antes escuchado. Por estos días ya no es así, por lo menos no entre la plebe. La élite es la única que sabe disfrutar del nuvou decir y sus maquinaciones que tejen las telerañas que antes eran el lujo de las multitudes, ahora, solo quedan en un libro para aquellos que saben cómo leer.

No es que el turismo de lectura sea novedad, desde muy antes ha fascinado al mundo del lector aquellos lugares que un libro describe. Solo que hasta ahora parece toda una industria. Parece, lo he dicho así. Y es que la lectura es una industria tan antigua como la prostitución. Solo que ahora hay agencias que se dedican a algún tomo como Dan Brown’s Da Vinci Code para explotar el turismo de la geografía en el tomo. No es novedad, lo he dicho. Ahí tengan ustedes a Mankell y su Ystad. O Byron y su Grecia o Dante y sus infiernos internos.

Pero creo que para ser exactos no hay como las cartografías de Colón. Esas lecturas no tienen iguales. Una equivocación que ha marcado el mundo entero. Un giro mal tomado.

Así pues el libro de Rafael Jiménez Vela.

Lo compré porque quería saber de Sevilla. Así de sencillo, pregunté por un libro que estuviese situado en Sevilla y el clerk del negocio me dio el tomo en cuestión. Ni la pensó dos veces. Después me di cuenta, al recorrer varias librerías en Sevilla, que hay espacios dentro de las tiendas, exclusivamente para tomos sobre Sevilla de toda índole. Hasta me sentí como si hubiere llegado tarde a la fiesta.

Supe de Sevilla. ¿Me adentré a Sevilla? Claro que no. Ni le rasqué la superficie. Pero me entretuve leyendo lo poco que pude cartografiar de ello si es que así se le puede denominar a la lectura que hice del libro de Vela.

Hay muchas malas criticas al libro. Una es que es un libro lleno de Dan Brown á la True Blood á la Vampire Diaries.

Y bien lo tiene merecido pero para darle un poco de mérito al libro habrá que decir que esto ni indicio da alguno hasta por terminar la historia dentro del libro. O sea que buena parte de la lectura no está dedicada al vampirismo o minucias de grupos ocultos sino muy hasta el fin. Pero para los que han visto la pelicula de Da Vinci Code sabrán ya mucho sobre la estructura de la lectura.

En sí, lo que vale la pena de la lectura es que recorre calles de Sevilla contando historias del pasado de las calles y sus antiguas civilizaciones.

Sevilla no es solo una ciudad española sino también una de esas cunas de la hispanidad mundial.

 

La tabla de Flandes

La tabla de Flandes / Arturo Pérez-Reverte

ISBN 84-204-8079-7
Madrid : Alfaguara, 1990
416 pág.
Serie: Alfaguara hispánica ; 77

Por fin he acabado de leer La tabla de Flandes de Arturo Pérez-Reverte. Este libro me interesó desde que vi la pelicula titulada en inglés Uncovered. Compré el libro en París en mayo del año corriente, por la famosa calle donde se encuentran Les bouquinistes des bords de Seine rumbo a Notre Dame con unos estudiantes de Brinellgymnasiet. Disfruté mucho la lectura pero habrá que saber un poco de ajedrez para poder comprender toda la lectura. Es la segunda obra de Peréz-Reverte y poco a poco me gana la confianza. La obra teje muchos temas pero nunca esperé que acabará con una especie de altruismo medioclasero (paja mental más bien) de sacrificar todo porque alguien acabe rico. Pero sacude y aturde los principios morales y éticos del lector, que es lo que importa.

Lo que me gustó también de la lectura es que si uno conoce Madrid puede bien uno sentirse recorrer la calles de Madrid. El Rastro se menciona aparte de otros rincones de la Capital del Mundo como Hemingway calificó a Madrid. Otro aspecto de la novela es que se citan otras obras relacionadas con el tema como Edgar Allen Poe, lo que gusta y requiere de otra lectura para poder disfrutar de ella.

La tabla de Flandes no existe así como tampoco el pintor. Para uno que le gusta seguir pistas y verificar la autenticidad de lo que describe esto suele ser un poco sorprendente como a la misma vez un poco triste. En fin, eso de tener licencia poética y jugar con la imaginación de otros pues a de ser parte del truco así como uno nunca sospecha del autor de los crímenes cometidos ahí; no por ende se hizo película de seguro.

Alessandro Baricco: Esta Historia

Válgame, no tengo espacios para italianos en este blog y eso que los últimos antes mencionados han logrado marcar los pasos de este ser en este planeta desde N. América hasta Suecia. Quedará quizá ésta entrada como testimonio de lo poco que leo sobre italianos o quizá es el principio de algo. He leído a medias una novela que nada más no logró lo que ha logrado en otros.

A qué  se debe no sé. Pero esa es la verdad absoluta de un libro a medias que no promete más allá de lo que ha brindado en sus primeras páginas a mitad del camino y en esta era de la internet, el quien se sienta a leer es como un monje de un reclusorio de antaño. Mi lectura ha sido todo un fracaso. A lo mucho que puedo decir sobre la lectura en mano es que ha sido traducida al español peninsular de España. Sí, aquí existe ese vosotros que no tenemos los mexicanos y eso hace de la lectura un viaje placentero a un tú ajeno al mexicano. El mexicano no sabe usar el vosotros. Quizá es hora de reivindicar nuestro derecho al vosotros. Hacernos de ese pronombre como hacemos de lo demás, a la fuerza.

No insinuó ser violento, para nada, sino que como todo buen guerrero habrá que reclamar los bienes de guerra y el vosotros, prohibido de antaño al mexicano, es un tesoro que no hemos logrado desenterrar. Así que es difícil para nosotros disfrutar una novela que utilice el vosotros y a eso va Esta Historia para este nopalito. Ahora, a qué se debe que los españoles utilicen un pronombre que más que vivo este muerto no sé. Pero es interesante. Y solo eso hace de la lectura un deleite. Y como el título del libro lo insinúa, habla de historia, en este caso de una historia de esas tantas de las cuales Unamuno manda hablar. Y es que la mayoría de los españoles aún traen la consigna de Unamuno al escribir, quieren a toda costa hablar de ese mundo titulado intramundo y por lo visto esto afecta también a los italianos. En este caso se trata de autmoviles y un espacio tanto como particular como mundial. Una especie de Ishiguro y su novela Remains of the Day en donde un sirviente es testigo de grandes eventos que conmueven al mundo entero. Me hizo recordar a Robert Graves y su Good-bye To All That a excepción de los detalles que brindan un espectáculo difícil de ignorar no por las muertes sangrientas que recuerdan a Mutant Chronicles sino por el retroceder de un ejercito después del fin de la 1ra Guerra Mundial.

Yeah, ’nuff said.

Trás-os-Montes: Un viaje Portugués

llamzares

Alfaguara

Colección: Hispánica |  Páginas: 328 |  
Fecha de publicación: 01/3/1998
Género: Ensayo/memorias
ISBN: 8420481904 |  EAN: 9788420481906

Pues venga que se venció el plazo para entregar el volumen que cayó en mis manos no hace ni 9 semanas atrás de un tal Julio Llamazares. Tuve que hacer el ridículo en este pueblo de 15 mil porque se me ocurrió entregar el tomo media hora antes de que cerraran la biblioteca mocha pues esta última esta en reconstrucción y solo tienen los servicios a medias. Y me paré en medio del inmueble apretado por las circunstancias, medio borracho y me dispuse a leer con aliento a cerveza, y es que los metros cuadrados no daban paran más y consumí como 20 páginas en menos de 20 minutos antes de pagar la multa por gestiones de retraso, algo así como diez días. Sospecho que la viejita que despacha el contador como el carnicero despacha su mostrador, olió mi aliento a chela. Pero en fin, no es mi viaje a la biblioteca lo que interesa sino la lectura que hice de Julio Lllamazares y su obra Trás o Montes.

Trás o Montes es una región de Portugal que colinda con Galicia. Es un viaje que aparte de ser un libro hispano que intenta a todas leguas ser un Lonely Planet a la Hispana, un viaje que requiere un esfuerzo total de la imaginación y este forzado como el narrador de la obra forza la narrativa desde la tercera persona. Y es que el narrador le roba al autor las luces del show. No sé si la intención es esa y es que hay que tomar distancia cosa que no es fácil. En el español actual solo hay manera de tomar distancia del Yo en el singular de dos maneras: o se habla del usted o se habla en tercera persona. Y este último opta por la tercera persona. Quién es el omnisciente en este viaje es un misterio porque se sabe a leguas que el viajero es el autor.

Ahora, para los amantes del Norte de Portugal, ¿es un buen libro, el libro de Llamazares? Sí, porque describe muy bien el viaje de manera muy personal que cualesquiera pudiese tomar y casi a la misma, poder vivir lo que se lee. Como en todo libro sobre viajes a regiones distintas aquí la lectura utiliza los mismos mecanismos de antaño, se mencionan lugares importantes, sitios de nacimientos de personas ilustres y se cuenta la historia de las tierras desde una perspectiva histórica. Para los que gustan de datos de lugares nuevos con nuevos personajes de historias no escuchadas antes, este es el libro porque lo que aquí se narra es prácticamente para los que no conocen nada de Portugal o Galicia. ¿Hay algo más allá de lo narrado que podría contribuir a la humanidad de un paisaje de un rincón del mundo? No. El autor sacrifica lo objetivo para poder labrar un campo de ilusiones llenas de expectativas que alejan la sensación carnal por la sensación de estar en tercera persona y lejos del objeto que subjetivamente nos influye los sentidos que están siendo influidos y dominados por fuerzas exteriores. La misma distancia que la tercera persona ocasiona hace que las relaciones entre los seres humanos adquieran un dejo de frialdad con a veces hasta dejitos de arrogancia que traicionaban la voz del relator.

En fin. Julio Sueco Dixit.

Donde no estén ustedes

Donde no estén ustedes / Horacio Castellanos Moya Tusquets ISBN: 84-8310-245-5

No me cabe la menor duda que lo nuestro no tiene cabida en este mundo donde el centro es Madrid, España. Y es que la lengua que nos da expresión e identidad a los iberoamericanos, a los hispanoparlantes del continente americano procura no ampliar los horizontes de nuestro vasto repertorio lingüístico sino que que con saña busca reducir la multitud de voces que goza hoy en día el español americano. Limpia, fija y da esplendor para la gloria de la asesina a mansalva de la Corona Española. La lengua lo es todo, y si no díganselo a los miles de cibernautas en la internet que se escandalizan por errores ortográficos o por carencia del uso de idioma o por insistir en ser editores o espulgadores de términos caducos o dizque anacrónicos como haiga, traiba, ansina, o mesmo etc con su respectiva destonación o recordatorio sobre lo indio de uno. En este caso la alusión al indio es aludir que uno es ignorante. Nunca falta un corrector del idioma en la red. Lo triste es que están sus mentes tan colonizadas por la imaginación ibérica que no dan cabida ni de su propia existencia así como mucho menos valorar lo propio, lo suyo. Y es así con está óptica que leí el libro del salvadoreño Horacio Castellanos Moya titulado Donde no estén ustedes por la editorial Tusquets.

Leí el libro porque siento responsabilidad hacia la hermandad centroamericana. Es mi deber como lector conocer la literatura que más cerca nos queda a los mexicanos dentro del ámbito hispano: centroamérica. He leído a Gioconda Belli anteriormente. Luego está el panameño Carlos Fuentes pero ese no cuenta porque se dice más mexicano que de Panamá. En fin, leer a Horacio Castellanos no me causó mucha gracia ya que no avanza la identidad del centroamericano en ningún respecto. De hecho el lenguaje traiciona mucho al escritor en esta novela, hay términos tanto de Castilla como de México y alguna que otra locución salvadoreña pero que no deja mucho para desear investigar más y quién sabe para qué mete vocablos del inglés. Es triste pues leer novelas de autores de otros países latinoamericanos donde la lengua está totalmente colonizada por Castilla. Lo que sí une esta novela es la tradición machista de las culturas hispanas. La estética está totalmente marginada a España y no me cabe la menor duda que la belleza en los ojos del los protagonistas es una inculcación por el odio hacia lo de uno. Lo nuestro nunca es ideal; el ideal luce por su ausencia o es reemplazado por un ideal ajeno, impuesto. De hecho, la lectura me trajo recuerdos a las viejas castas de Nueva España donde para poder subir la escalera social había que renegar el color de la piel de uno y anhelar lo imposible en una vida, ser blanco, lo máximo dentro de la cosmovisión hispana.

Y digo machista porque las mujeres en este libro solo están para complacer la verga de los protagonistas de la novela. El libro está dividido en dos partes y en la primera se trata de un alcohólico ex-embajador del El Salvador que vive con una chica mucho más menor que él y en la segunda parte un cuarentón que sólo piensa en complacer su verga mientras investiga la muerte del ex-embajador en México. Aquí las mujeres son sólo objetos sexuales a las cuales hay que meterles la verga a cómo dé lugar. No tienen mucha voz y si a lo mucho sólo la tienen para martirizar el ego de los protagonistas de la novela. Lo peor del caso es que los hombres ni siquiera pueden aceptar la independencia de las mujeres por disfrutar el sexo. Y si lo hacen son prostitutas profesionales. Lo escandaloso de la novela es que el cuarentón admite ser un pederasta declarado pues relata sin el mayor remordimiento haber penetrado a una niña de 14 años bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Los que quieran leer cosas más bonitas de este libro les sugiero presionar el siguiente link. Hay un intento por realzar el tema existencial que existe dentro de la cultura hispanoamericana de codiciar a los jóvenes. No es secreto a voces bajas que el ente hsipanoamericano codicia carne joven y como diría Octavio Paz, hay que chingar primero pues es eso lo que lo hace macho a uno. Pero el tema es infructuoso, no lo desarrolla muy bien que digamos más allá de plantarse la pregunta del porqué los hombres de mayor edad desean a las jóvenes mucho más que a las mujeres de su propia edad. Incluso se podría decir que el protagonista de la novela sufre un total desequilibrio sentimental porque no puede resolver las propias inseguridades de su sexualidad. Se encuentra en una crisis emocional sin par alguna y sólo sabe reaccionar sumiéndose el el alcohol y las drogas y no puede ver mujer alguna sin poder mirarla bajo la óptica del sexo, toda mujer bajo la mirada de este protagonista se reduce a la posibilidad de poder penetrarlas o no o si están feas o no etc. Otro tema que supuestamente quiere desarrollar es el tema de La Guerra Civil de El Salvador. El autor si apenas toca el tema por la superficie, se nota a leguas que le faltó imaginación y se ve a leguas que no hay investigación alguna sobre el tema.

Lo último que habrá que decir de este libro es que es apto para alcohólicos, aquí hay dos sujetos que mueren bajo los efectos de consumir alcohol sin moderación y las copas y las drogas están a flor de piel.

Tredje dagen

De la estación llamada Copilco en el sistema del Metro de la ciudad de México, a la biblioteca Central de la UNAM, hay de por lo menos kilómetro y medio de por medio o más quizá. El primer día de mi estancia tuve que hacer el peregrinaje a la susodicha biblioteca cuya fachada me deja de a seis everytime.

Carlos Martínez Moreno fue el impulso. Es la segunda vez que lo visito. O por lo menos el libro. El sistema Dewey que utilizan ahí lleva la cifra decimal de PQ8519 M36 B42 con la barra de código del 213973.

Es uruguayo. El libro se titula las Bebidas Azules publicado por las editoriales de Monte Avila, Caracas, Venezuela.

La primera vez lo agarré al azar. Desde entonces no ha dejado de liberarme de sus garras literarias.

Las Bebidas Azules es un libro de Relatos. Si Martínez Moreno fuera bloguero hoy estaría en el desconocido. La publicación que yo leo dandoseme la oportunidad data del Abril del 1969. Proto Minifix if one wills.

*

Salgo presto a Tj tomorrow. Y para cuando esto esté publicado ya estaré ahí. Nunca me la he pasado tan aburrido en el DF como estos días. Aunque eso no quiere decir que no los disfrute. Los vientos de la tardes, a eso de las 4 o 5 de la tarde que hacían placenteros segundos, minutos, soportable, la estancia en la ciudad, hacían milagros inesperados. El viento limpia. Me acordé mucho de mis amistades defeñas pero por miedo a mi presencia física no me anime jamás a llamarlos. No es que este feo, nada, pero … los pasos de los años calan.

*

Quiero empezar a escribir, a crear cosas, esto de escribir diarios no me pasa de la nada. Lo que se cocina en esa frase se está psicologimente en mi, llamemoslo el devenir de la conciencia creativa, gestionando, lo que algunos gringos llaman como incubation. Something is to hatch. Esto de escribir requiere de tiempo, hay tantos aspectos que considerar al escribir que hasta ahora caigo que no es nada más de plasmar unas letras sino que hay que formular, manipular y negociar con el consciente, ordenar el pensamiento. Como si fuere el alma que utiliza el cerebro para sacar una especie de molde a la idea, la persona que sale al hablar, dar el mensaje. Caigo en cuenta que las palabras en si, no ya desde mi perspectiva individual, sino ese ingrediente para darnos a entender, el abecedario de nuestra cultura, son el alterante de mi realidad. Le he tenido cierto rechazo a las letras como parte del repertorio de mi ente, pero creo que voy entendiendo poco la importancia de seguir escribiendo.