Category Archives: Homosexual

Patrick White: The Vivisector


ISBN 0-14-003693-8
OCLC Number 29002043
Dewey Decimal 823
LC Classification PZ3.W58469 Vi5 PR9619.3.W5

Idioma: Inglés,
Área geográfica: Australia
Tiempo cronológico: 1920-1950
Año de publicación: 1970
Binomios: mujer-hombre; riqueza-pobreza; artes-mecenas.
Vigencia: actitudes de gente pudiente visto por los ojos de un artista con una trayectoria marcada desde su infancia. Actitudes de la clase alta y media de Australia.

La segunda obra que leo de Patrick White me ha dejado con preguntas. Una de ellas concierne el hecho de que Patrick White escribe sobre relaciones heterosexuales siendo que él fue homosexual y me pregunto si su actitud a los heterosexuales afecta de alguna manera la descripción que hace de los actos sexuales de los heterosexuales. Me deja intrigado porque las relaciones heterosexuales de la primera novela que leo de él que viene siendo al igual la novela más larga que produjo (la primera obra literaria fue su biografía) deja mucho en qué pensar y llama la atención cómo es que las parejas se tratan los unos a los otros. Como ejemplo tengan ustedes la primera verdadera relación de los sexos que ofrecen los primeros capítulos de la novela: Hurtle y Nance. Ella es una prostituta y él es un pintor con una autoestima por los suelos; ella le ofrece dinero y él su compañía. Los roces sexuales son efímeros y el rechazo y la repulsión amén de los procesos mentales para poder llevar acabo el acto sexual tiene muchas barreras de por medio, todo el acto solo logra consumirse después de pasar por una serie de impedimentos en que lo grotesco nos deja su sabor en la boca. No existe la pasión, ni la ternura ni el cortejeo que caracteriza la narrativa hispana en el trato que los sexos opuestos se dan, todo lo contrario, aquí se da lo que en inglés se les conoce en los campos de lid como el tit for tat, o sea ojo por ojo, diente por diente.

El personaje cuyo vorágine absorbe toda nuestra atención se llama Hurtle Duffield, de raíces humildes pero hecho un figura grotesca con una perspectiva agria. Su poder consiste en poder ver a la gente detrás de la fachada que presentan ante la sociedad, él y sólo él ve cómo es que la gente es realmente, en este caso, su poder se enfoca mucho en lo femenino, ve todo lo feo en los comportamientos de ellas. Las mujeres de Patrick White son interesantes en verdad. Son ricas pero quieren lo que no pueden obtener, hasta la más pobre posee una pequeña fortuna pero muere hecha pedazos como todo su discurso dentro de la narrativa del capítulo que le tocó vivir.

Hurtle es un nombre raro en la lengua inglesa y todos quieren burlarse del patrinímico y si bien dicen que los nombres dan a decir algo de las personas así es el caso de Hurtle que al pronunciarse es más bien un juego fonológico pues se pronuncia hurdle, que significa, impedimento. Recibió el nombre por equivocación ortográfica. Así que al levantar el acta de nacimiento un nombre que debió ser un honor al único pariente con alguna migaja de clase social terminó siendo deletreado mal.

Él es un personaje excéntrico. Lo trascendente de Hurtle es la soledad que no lo deja en paz. Nunca parece lograr lo que el psicólogo de las necesidades humanas, Maslow, llama como realización personal. Siempre tiene angustias algo que tiende a marcar los comportamientos del mundo protestante, nunca está satisfecho y a pesar del éxito que tiene hay algo que no le llena la vida. Su infancia está marcada para siempre porque fue comprado por una familia rica y terminó siendo un miembro de una famila rica y su pasado lo hace consciente de que no pertenece a la familia por vías biológicas sino por vías monetarias, un aspecto de su vida que lo persigue el resto de su vida y desgraciadamente todo lo que hace como artista está marcado por esta esclavitud monetaria a gente acomodada que parece que rescata no solo la vida del artista sino su obra artística también.

Me gusta el lenguaje que Patrick White utiliza con los personajes que pinta, es uno que se asocia con la clase baja de habla inglesa y uno cabe bien en preguntarse que tanto ha influido Inglaterra en el lenguaje de las clases bajas de Australia, uno reconoce los mismos fenómenos lingüísticos que los ingleses de clase baja suelen cometer al hablar pero lo interesante es que estos fenómenos ocurren en Australia. Y venga que Patrick no depara en darnos la versión fonética y fonológica de las palabras al escribir, así que esto no es lectura para principiantes de inglés, se perderían sin un previo conocimiento de los fenómenos lingüísticos que ocurren en los estratos sociales de una comunidad lingüísitica.

Otra de las características que me ha impresionado sobre la novela, the Vivisector, es que la tecnología luce por su ausencia. Aquí solo tenemos las contricadas y complicadas redes y telarañas de las emociones entre los seres humanos o de los seres humanos. Se deja ver el impacto de la electricidad, la mención pasajera de un teléfono o cómo es que un automóvil hace su presencia pero hasta ahí.

Una de las ausencias en la literatura de Patrick White es que no menciona a los aborígenes de Australia con profundidad, no es que sea necesario pero me parece que en estos días postcoloniales, eso le costará más adelante a White. Es todo un eurocentric. Se siente orgulloso de su pasado y no se apena por lo que dice, quizá necesitemos gente así.

videos, books and coincidential memoirs

Parece que el destino juega con las coincidencias. Waché el video de Angels in America. Me recordó mucho al primer libro de Paul Monette. El primero que leí sobre SIDA. Cursaba en ese entonces cursos de psicología en la Primavera de 1996 en SDSU, un major que nunca terminé porque me vine a Suecia donde acabé como teacher de prepa. Se llama Borrowed Time: and AIDS memoir. Fue el primero que me causó cierta admiración por ese esnobismo de saberlo todo en los homosexuales. Saben de cultura, eso impone. Al paso de mis estudios, o mas bien en aquellos años, se estaba jugando con la teoría de un cerebro diferente en los homosexuales. No dudo que esa teoría tiene sus adherentes. No es sorpresa el desarrollo de lo que se llama en inglés como physiological psychology.

A ser verdad no me gustó ni una pizca el DVD de Angels in America. A lo mucho lo doy un crass de grade y Al Pacino, ay Al Pacino, porqué habrás de parecerte a un Edward G. Robinson con esa enfermedad {I must confess, at this point of the post, that I only managd to draw a resemblance to Al Pacino’s role due to a cartoon I watched long ago. He resembles a character cartoonized in a Bugs Bunny toon I saw during my childhood}. No le hicieron ningún favor al pobre Pacino. Todo esto viene a mente al ver el libro que estoy leyendo de la colombiana Laura Restrepo, Dulce Compañia que trata de un ángel. Coincidencias quizás, que todo tuviere un punto en este día. HBO no la supo armar y a que vienen a moler hoy en día con sus shows vale pitos del SIDA cuando esas mamadas debieron de haberse hecho en los 90’s, sin embargo, me trajo memorias agradables. En especial de Paul Monette y por eso estoy agradecido.

Ahora, estas mamadas de angeles está ultra pasadísimo de moda, so Denise Chávez Face of an Angel 1994.

De por cierto, noto un cierto enfado a cierta literatura por estos días. Veo los estantes de mi biblioteca local, aquí, en los altiplanicies de Suecia, y los tomos en español me causan pereza – sólo tratan de relaciones humanas entre los sexos opuestos y la estúpida ideología cristiana que guía la moral y la ética de la cosmovisión hispana – .

Cada día que pasa me doy cuenta que lo que obstaculiza el desarrollo del idioma castellano es la dependencia nociva a la narrativa cristiana para ejemplificar problemáticas de la vida real. La biblia es una prisión cual Alcatraz y pocos salen de ahí. No por presumir, claro.

Es por eso que la literatura gay me pasa un resto. No usan demasiados ejemplos bíblicos para ejemplificar problemática, quizá por venganza que más que merecido se lo tiene ese mugroso libro de antaño.


, ,

Gay life below the border

Tales from TJ
Gay life below the border
BY ROB WILLIAMS AND TED GIDEONSE

This article is not an attempt to reverse all of these popular assumptions about Tijuana, but rather to supplement and complicate them, and to describe our rather boisterously fun bar crawl. Tijuana deserves some of its press. It’s largely considered one of the most corrupt cities in Mexico, but at the same time, it’s one of the richest. (Of course, San Diego is one of the most corrupt cities in the U.S., as well as one of the richest.) TJ is not just the touristy border town it once was, but it’s because it’s a border town – perhaps the most border town-ish of all border towns – that has made it so exciting, liberal, raunchy and wonderfully bizarre. Partying in Tijuana, in gay Tijuana, is, well, boisterously fun, but being gay in Tijuana, living gay in Tijuana, is more complicated. According to gay men living in San Diego who were born in Tijuana, their hometown is a terrible place to be gay. At the same time, gay men living there now have a different view.

Via: The Gideonse Bible: It’s gay! It’s TJ!


Technorati Tags: , ,

everybody has a gay story

Los tijuanenses tenemos un agudo sense of detection en lo que se refiere a los homosexuales. Y es que en Tijuana andan por doquier, de todo tipo y hacen vida en vecindades por todas las colonias y el comportamiento de estos últimos se adjusta a sus entornos sociales. No sé si forman una mayor parte en el desarrollo de la vida sexual masculina de la población en general de Tijuana más que en otras ciudadades de México pero por lo menos sé que Tijuana tiene un alto porcentaje de homosexuales que hacen de la ciudad su house.

Los hay transvestis, operados (boobs you know) y todo que hasta pueden andar en broad day light shopping at Dorian’s u otras tiendas causando asombro y chiflidos a su paso amén de la carrilla que los straight reciben por ‘equivocarse’ tan abiertamente de sexo. Hay que tener tanto cuidado que recuerdo que unos de los manuales para sobrevivir la city era aprenderse las señas para detectar a estos últimos, you can’t be too careful, me decían mis elders, so fíjate en la manzana de Adán, las manos y los pies, needless to say, my girlfriends would stare in wonder at me porque en vez de besarlas primero les veía intensamente el cuello con sumo detalle. Los hay de esos que ponen pequeñas fondas, o restaruantes y no esconden su homosexualidad femenina, para el tijuanense nacido ahí esta última seña is a dead giveaway, se les ve en la face su love for the franks o sino también te los encuentras vendiendo buches en la Coahuila. No esconden su femenidad eh? y les va bien en su negocio. Qué viva l’esprit de tolérance en Tijuana! o sea son homosexuales donde se les ve la parte femenina, con rasgoz de mujer tanto psicológicamente como facialmente y claro, con mandil on, y el lencho helping out a un ladito, pos que te creibas Chencha, si matar l’hambre está arriba de principios cristianos. Estos últimos suelen ser homosexuales que provienen de otras partes de México o como Borrowed Flesh, gabachos que ven en Tj un paraiso.

Pero también los hay tijuanenses, o yeah, cómo? a poco Dios nos iba a castigar sin dejarnos con una cultura gay propia y de Tijuana? Como son ciudadanos estos últimos tienen que tener un poco de ‘dignity’ colgando en su cuello during the day, so es during la night cuando los vampiros salen. El gay prototípico de barrio es un gay educado y que es un mecenas del ocio, una institución beneficiaria en sí. A ese se le bajo una lana de vez en cuando o en casos extremos es como ir a la casa de empeño, cuando no hay lana y si eres joven puedes ir a donor tus mecos, como se les conoce en Tijuana, por unos cuantos centavitos con la promesa de recibir otro adelanto más después, claro, con la promesa de que regresaras a dar otro depósito de ese liquido en suma demanda por todo el mundo. Por lo regular estos últimos también son proveedores de fiestas, ja! a poco un tijuanense va pagar por su propio pisto? pero cómo? si es chance de gorra el tijuanense no la desperdicia así sea el mismo sátanas el que invite, so uno va por la chelas gratis, o por lo menos esa es la excusa.

Luego los hay de la middle class tijuanense, a esos antes se les veía en bolitas por las playas gritando y flaunting their homosexuality con suma felicidad, they could be. Para una probadita de estos últimos podrías quizá ver seifer pero otros se la pasan a veces telling mucho about their bar stories, z z z.

Claro, también los hay closet gays y parece que se da la problemática de no poder ser quién uno es y esto se refleja mucho en la juventud, claro, mientrás que se da una tolerancia por los homosexuales en Tijuana desgraciadamente existe un fuerte tabú en contra de estos últimos intrafamiliarmente pues Tijuana no sería mexicana sin este lastre machista aún vigente en nuestra sociedad.

En otro capítulo retomaremos el rol del lencho o mayate y las apasionadas broncas entre estos últimos en las calles de Tijuana.

Tijuana es travestí

FRONTERIZA (de Post Domestic)

Tijuana es travestí. Mi cursiva …

# posted by Eduardo @ 13:47

La primera vez que mi conciencia registró un puto fue cuando vivíamos por la calle segunda yendo para la línea, ahí donde está una gasofia de esquina, que yo sepa siempre ha estado ahí esa gasofia, a un lado había cuartos de renta ultra morros, mi Abue rentaba uno ahí para estar cerca del puesto de curiosidades que teníamos en aquellos entonces, ahora los cuartos son una memoria, pero la gasofia esta ahí aún.

Era un puto de vecindad, de esos que hasta vivía con mayate, ahí vivía un monton de gente, unas hasta con familias, otros, solterones, gente que ni era de Tijuana. Flaco/a(¿?) y todo su aspecto daba la impresión de ser lo que los gabachos dicen un sheman. Se reflejaba una feminidad excepcional. La gente ni lo pelaba, vivía como si nada y hasta le entraba al chisme y se prestaban las tortillas.

Más adelante cuando empezamos a vivir en los edificios de Don Angel, un ruco que ya petateó, y que tiene edificios tanto como entre 2nda y 3ra y la calle Diez, lo puto tomó unas formas ultraradicales.

Nosotros los morros cagapalos les vendíamos píldoras, valium, Roche dos miligramos, a esos bueyes, les gustaban de a madre esas madres, pero más de las veces les vendíamos unos mejoralitos azules, se parecian un chingo a las Roche 10 miligramos. A mi me llamaban un chingo la atención, pues tenían chichis y adoptaban un cuerpazo sacababas antes de darte color que eran, homosexuales operados, de esos mismos donde antes sólo camellaban en el Bambi’s y el San Souci’s de la avenida Revolución. Vivían enfrente de los edificios de Don Angel. Ahí hasta se paraban los juras para sacarse sus más profundas ideas sexuales y practicarlas con ellos/ellas(¿?), se aprovechaban y aparte hasta los vacunaban. Ganaban un chingo de feria esos bueyes, cobraban 50 bolas y hasta más llegue a saber después, eso allá por los 80’s. Lamentablemente en Tijuana una vez los estaban matando en serie, se echarón como a 4 ó 5 antes de torcer al asesino.

Yo llegaba a sus depas, a veces nomas para verlos, claro, ya de día presentaban otro aspecto, lo primero que me educaron para ver a un puto y saberlo que era un puto era fijarme en el tamaño de sus manos y la manzanota en el pescuezo y los pies. Así que llegaba, tendría algunos 15 ó 16, les vendía esas madres, los wachaba crudos y a veces en cama con unos gabachos que se comían el verbo de que eran rucas, o que sabían y le entraban al rollo ese, solían ser de la Navy los bueyes y más de las veces negros. Me dejaban pasar hasta sus recamaras, a uno le gustaba según yo por el trato que recibía, de seguro me le hacía carita al buey. Después supe que a ellos les duele no tener a alguien de planta y siempre buscaban mayates. Había veces que hasta para un levi’s les bajaba, me cae de a madre sí no. Así de verbo me entrenó la calle.

Una vez llegue bien pedo, bueno, no tanto, pero traía una valium encima y esas madres te hacen ‘valiente‘. Estaban así como reunidos, era tempra, aún no se iban para sus jales y se encontraba él/la (¿?) Amanda ahí, el que me traía ganas y me daba todo. Estaban guapas ya bajo la embriaguez, y me entró la curiosidad precoz aquella de adolescente, ¿a qué sabrá un puto? me acuerdo de aquél momento sensual, y los labios de la Amanda los enfoque.