Mirabile dictu

Días extraños.

1.- El otro día me dí cuenta que en mis sueños quería corregirme de un error que me vi cometer. O sea, Me observaba en mis sueños. Un sueño lúcido. Tengo por costumbre agregarle miel a shampoo. En mi sueño, dentro de una conversación, le agregaba al shampoo otro producto que me pareció ser jabón líquido. Me percaté del error y quise corregirme pero mi sueño parecía no mio, y dentro del sueño lo que me recalcó fue que me percaté del error y la sensación de haberme visto observando mis propios sueños. Algo así como una especie de metalingüística pero de sueños. Como sabrán, dentro del campo de aprendizaje de idiomas, una de las destrezas a lograr es poder lograr corregirse a uno mismo o por lo menos percatarse de que uno a cometido un error lingüístico. En inglés, esto es comúnmente conocido como metalinguistic awareness. Mis sueños son interesantes.

2.- Por estos días todo cambia, y como diría el recién finado, William Safire, el día que dejes de cambiar, estarás muerto. Me percato de que si quiero escribir tendré que recurrir a lo que hay a mi alrededor. Recontar lo que existe y lo que veo por muy cotidiano y simple que esto último sea. Me ha llevado muchos llegar a este punto y como cada realización mía, siempre hay luto por no haberlo hecho antes. He aprendido también que tengo que aceptar lo que el día me dé en vez de rechazar todo lo que se me dirige a mí.  Ayer todo fue hermoso. Me doy cuenta de que si vivo cosas negativas estas tienen que tener su flujo pero no tienen porque influir en mi comportamiento ni dejar que su flujo influya en mi pensar sobre la humanidad.

This entry was posted in Lingüística, Sueños. Bookmark the permalink.