E

Escuché el palpitar
de tus
respiros
penetrar
los poros
de mi nuca
.
El vaho de
tu aliento,
comiste tacos
con harto cilantro,
hizo
que mi piel
se enchinara
.

Erecciones
tenemos
todos
de alguna
forma
u
otra.


Technorati Tags:

This entry was posted in Poema. Bookmark the permalink.