Category Archives: Libros chicanos

Libros escritos por chicanos

New Mestiza

Leo a Gloria Anzaldúa.

Entró a mi conciencia mediante la red. Me pareció un chiste todo el rollo de un altar en la red; pensé: tsst.

Miré su descenso, deceso en la internet. Las letras me llegaban, una a una. Las lamentaciones no se hacían esperar. En ese entonces escribía más en inglés, allí tenía una pequeña comunidad de amigos que ahora están desvalagados, cada quien pegó requinto pa’ su rancho. ¿Quién es Gloria Anzaldúa? Una chicana más pensé. Relegada a esa área de nuestra conciencia dedicada al arrumbo.

Ahora la leo. Leo sus teorías. Y entiendo y no entiendo. Comprendo exactamente y no quiero comprender.

Resisto. Estoy más allá de la retorica azteca/hispana que nos inculcaron a los tijuanenses de los 60’s, 70’s, 80’s. No creo más en una teoría centralista. Y es que Gloria centra su teoría en una visión azteca/hispana ajena a mí. La mayor parte anyways. Para ella, el eje de partida es lo Anglo. Ella se despoja de la piel anglosajona cuyo tejido le impide verse a sí misma como tal y cual es. Usa sus identidades reprimidas por lo Anglo para encontrarse así misma.

Perdón, aquí no se trata de ofender, sino de comprender la resistencia que corre por las venas de uno; uno como mexicano tiene que comprender su existencia en base de ello. Yo soy bajacaliforniano. Nací en Tijuana. Para colmo de males, soy hijo de mis entornos. Mi familia fragmentada no deja para más. Mi madre fue hija de una señora de la vida, después adoptada por una de negocios. Mi madre llevó su herencia en la sangre, le gustaba la vida. Yo, aparte, nunca supe ni quién fue mi padre, mucho menos saber el nombre de mi abuela materna biológica y pues, el fragmentario de mi historia es así. De hecho mi abuelo es un decir, dicen que fue un gringo que trabajó en los corrales del Hipódromo, así que ya verán.

Al paso de los años, mi único enlace con mi zona geográfica es la lengua. Es la lengua la que me da un dejo de pertenencia. Pertenezco a la Baja California. Y es de ahí dónde busco mi existencia. Quizá algún día venga alguien y me diga, no, tú eres así o no eres de aquí, pero mientras sean peras o manzanas vivo de los mitos o las leyendas de mi terreno, de los que mi familia me dio. Esas historias que alimentan el ego, la identidad, the carrot that feeds wanting to believe. Yo no soy azteca, ni soy español. Soy de baja california y hablo español, sí, pero también hablo inglés y dentro de ese dominio hay múltiples voces que claman todos un pedazo de mí, la mayoría, he descubierto a través de los años, que son de Sonora, otros aztequismos y otras unidades léxicas claman un español arcaico que me remonta a la Conquista.

Y así, veo, como Gloria Anzaldúa intenta explicar su existencia en New Mestiza. Conveniente, para ella, que tiene una familia a la que le puede seguir el hilo de la historia, pero los fragmentados como yo si apenas alcanzamos a vernos en un pedazo del espejo destrozado.

*** highlights of the february sky

Peregrinos de Aztlán

Este libro lo tomé prestado de la Embajada Mexicana en Madrid, la cual dispone de una excelente biblioteca para paisas desterrados y cleptómanos como yo, en el 98. Me lo trajé a Suecia con la intención de leerlo y por fin pude hacerlo. Bien valio la pena la espera.

Antes que la llamada Narritiva del Norte ( Daniel Sada, Ricardo Elizondo Elizondo, Luis Humberto Crosthwaite et al) existiera, sacó Miguel Méndez un libro parteaguas. La portada nos dice de él que Nació en Arizona 1930 y creció en Sonora. Este vato, en la portada se le dice (vate) conjuega frases que hoy por hoy se le llama spanglish en su libro. Antecede a muchos que se dicen ser narradores de la actual frontera con esos aires de ser primeros. Peregrinos de Aztlán fue publicado en 1974; por ediciones ERA en 1989 con un tiraje de 3000 copias. Ya casi hace 20 años de eso. En la portada lo comparan con Juan Rulfo.

Vocabulario netamente fronterizo

Si bocas más refinadas leyesen este libro quedarían horrorizados del vocabulario que utiliza Méndez en su narrativa. Por ejemplo,

Su jefe era gacho, no les apañaba buen refín, el chante donde cantoneaban era de pura pinchi wood, no tenían ni madre en que caise muertos, ¡poor ruco! …’

Puro palabrerio fronterizo, además de eso existe un vocabulario documentado en sus textos que da orgullo leerlo escrito, en este libro encontraras palabras como: frajos (cigarros), huacha (mirar), de cincho (de seguro), birria (cerveza), bato, mechas (fósforos), buti (mucho), borlo (fiesta), bichi ( desnudo), winnies (salchichas), troque, (camioneta), wainos (borrachos) y más.

La perdida del idioma es una tristeza inmensa, la verdad, más si es suprimido, entre los unos y los otros, por eso muchos en Tijuana sufren lo mismo que los chicanos, ni de aquí ni de allá, pues si hablan su lenguaje los regañan, mas es un movimiento en progreso pues algo que empezó a sentirse en los EEUU hace años atrás ahora se siente también en ciudades fronterizas. El idioma es poder, por eso mucha gente se molesta cuando escuchan el habla chicana, pues significa un cambio de poderes. El español puro, el educado, es el alabamiento al poder, el lambisqueo a los que sostienen el orden del país, el idioma es un instrumento y fiel acompañante de imperios. El dioma que se utiliza en la frontera, pues, bien vale la pena documentarlo para generaciones posteriores, de eso da fe Peregrinos de Aztlán.

Situación geográfica

La novela se desarrolla entre Tijuana y Sonora, de donde es el autor, pero más bien se puede decir que es un mapa de los estragos que las naciones embargán a los individuos que las habitan, especialmente las fronteras de ambos países de los cuales Peregrinos de Aztlán narra y los impactos que estos dejan a la gente de menos escasos. La novela, si eso se le puede llamar, es una forma de mirar un poco a la intrahistoria de gente sin tierra. Ni de aquí ni de allá. Es un J’accusé pero también a la vez un rico documento de vidas perdidas por su situación social.

Los personajes

Las personas que habitan Peregrinos de Aztlán son Mexico-Americanos, Yaquis y Mexicanos, sus historias cuentan los cruentos encuentros de las naciones de México y los EEUU y como estas afectarón las vidas de ellos, si alguien anda tomando es porque andan huyendo del mal poder. Es gente rebelde y humilde, con sed de venganza y sueños como cualquier otro ser humano.

Pero su mayor valor es que es un documento que antecedió a la ahora llamada Narrativa del Norte


Technorati Tags: , , , , , , , , , , , , , ,