Category Archives: Libros Rusos

Libros rusos en otros idiomas, suecos, español, inglés-

Тарас Бульба Tarás Bulba

bulbaBibliografisk information
Titel    Taras Bulba
Volym 5742 av El libro de bolsillo: Literatura
Författare    Nikolaï Vasil’evich Gogol’,
Traductora: Isabel Vicente
Utgivare    Alianza Editorial, 2009
ISBN    1450500188, 9781450500180
Längd    120 sidor

Ilustración de cubierta: Ilya Repin: Cosacos de Zaporozhie escribiendo una carta en torno al Sultán turco

A ser franca verdad Tarás Bulba me recordó a Pancho Villa. Digo. He ahí mi referencia máxima. Y es que ambos fueron caudillos y perseguidos por poner en jaque a las autoridades regionales.

Al parecer algunos consideran esta obra Homérica y asegún lecturas rápidas aquí y por allá en la red es una obra bastante controversial ya que Gogol re-escribió la obra porque a las autoridades del imperio Ruso le pareció bastante antirusa. Recordemos que la obra fue escrita en 1842 la cual es la II versión de la obra ya que la I fue escrita en 1835. La versión que leí es una versión traducida por mi traductor favorito del ruso al español, o sea, Isabel Vicente. «Junto a Lydia Kúper, Arnaldo Azzati, , José Laín Entralgo, Luis Abollado y Augusto Vidal formaron parte del Grupo de Moscú, un extraordinario conjunto humano al que debemos buena parte de las traducciones de los grandes clásicos rusos que se editarán en nuestro país [España] a partir de la década de los años cincuenta del siglo XX.»

Tarás Bulba es una novela típica machista en todo el sentido de la palabra y más a la vieja usanza en que los principios de hombría era demostrar valor y paciencia ante el dolor. Mientras que la novela está basada en el siglo XVI y siendo escrita en el sigo XIX se notan varias afinidades que vistas desde un siglo XXI no pueden pasar desapercibidas por un lector del hoy. El hecho de la propaganda como instrumento para unificar a una nación y como incitar a los hombres a salir a luchar bajo pretexto de defender ideales culturales o religiosos son un aspecto de la novela rimbombantemente llamada epopeya por algunos que bien así puede ser a no ser que también se le llama como genero romántico porque eso es justo lo que entusiasma de la novela, esos pasajes narrativos en que podemos ver como hombres en pos de guerra sin más que la bravura de antaño se libran a muerte por defender su identidad. Aquí las mujeres tienen poca representación y cuando bien la tienen son todas mal narradas injustamente. Al igual que las etnías, la narrativa de Tarás Bulba se centra en el odio al Otro y como es que el enemigo es un ente que amenaza la cohesión de la fraternidad entre los Cosacos del Dniéper. La peor ponzoña verbal de la narrativa se la llevan los judíos que antes no me ha sorprendido encontrar acusaciones por la red de antisemitismo en la novela como ocurre con mucha frecuencia por estos días con muchos otros autores del siglo XIX por reseñistas del siglo XXI.

Lo que más me gustó de la novela fueron las descripciones de las vidas nómadas de los bárbaros de ayer y como estos se últimos se las hacían para hacer valer la vida. Les pesaba que no hubiere redadas al enemigo y que los jóvenes se la pasaran ociosos sin poder experimentar guerra o apañar experiencia en los campos de batallas. Quizá la identificación más palpable y apetecedora de la novela es esa idea de luchar con enemigos comunes y la fraternidad eterna que logra una cohesión tras el re-conteó de la hazañas de otros iguales o del mismo grupo, ese clásico “sí se puede” tan común hoy en día en los labios de nuestros políticos. Como la novela es histórica hay ciertos detalles de los cuales uno no depara, como aquel que el reino polaco alguna vez fuese un imperio con el cual contender o como es que la iglesia ruso ortodoxa creció con objetos donados por cosacos durante sus emboscadas a otros pueblos.

Como siempre, leí el libro de Gogol, el segundo de él, porque fue traducido por Isabel Vicente y no por alguna otra razón y como siempre, la traducción no decepcionó ya que Isabel Vicente utiliza un lenguaje en su español tan rico y delicioso que me hace sentir vergüenza al descubrir que no sé del todo mi propia lengua.

 

 

El Retrato de Nikolái Vasílievich Gógol

http://obuk.ru/uploads/posts/2011-07/1311684818_portret.jpgGOGOL, Nicolás. – El Retrato.
Editorial Anaya Touring 1991.
Traducción de Isabel Vicente.

He acabado de leer El Retrato de Gogol. Es un precursor a The Picture of Dorian Gray y M R James Mezzotint. Existe un pequeño género de obras literarias que incluyen una obra de pintura y un macabro acontecer. La pintura y la escritura; la imaginación y el miedo se juntan para darnos una moraleja de esas cristianas sobre avaricia, envidia, celos o deseos incumplidos. Se pone a prueba el temple moral y ético del sujeto en cuestión. Son de esas obras que alientan a conformarse con las fortunas que el destino le da a uno y si por un mal caso de la suerte que nos quiere jugar una mala partida al tentarnos querer aprovechar una oportunidad que supuestamente no es nuestra ni nuestro turno de poseer pues habrá que atenerse a las consecuencias las cuales suelen ser un mal insoportable para el alma cristiana. Aunque la saco de contexto puesto que cuando se escribió la obra había más control religioso sobre la vida del ser humano que las que hay hoy aunque lo digo desde Suecia donde la comunicación con Dios ocurre dentro de ámbitos más privados que quizá en un país como Rusia donde la religiosidad tiende a ser más pública.

Ahora, no quiero decir que la obra no sea un deleite de leer, todo lo contrario, pues se trata de un hombre en aprietos que fuerzas del más allá interfieren para hacerle la vida más miserable de lo que ya es. A quién no le gusta leer o que se les juegue con la imaginación de que quizá sí existan fuerzas que nos puedan castigar desde el más allá, pues levante la mano. Así que tenemos a un sujeto cuya suerte parece cambiar para lo mejor pero cuya bendición resultó ser una maldición y la perdida del alma. Gogol nos da también parte de cómo surgió tal pintura en un proceso bipartito en donde primero se nos cuenta de la desgracias que la pintura incurre en el hombre y después el génesis de la pintura.

Yo compré el tomo no porque esté interesado sobre la literatura de Gogol, venga, fue un placer leerlo, pero en realidad fue una doble lectura puesto que mi traductor favorito del ruso al español, Isabel Vicente, de nacionalidad española, y miembro del Grupo Moscú, lo tradujo. Este traductor me ha enfrascado la imaginación para siempre ya que su español es uno el que hace a la lengua sentirse viva y ajena a la de uno. Yo me jacto de ser un nativo del español pero al leer a Isabel Vicente, sus palabras castellanas le dan una vibración exótica irresistible que retumba por el paladar de la lengua como si nunca hubiesen sido parte de ella.

Otro fan de Isabel Vicente

Fin del audio de Dostoevsky

whatever it is the russians have done it first

No recuerdo con exactitud dónde haber escuchado o leído esta frase pero creo que después de leer a Dostoevsky esa frase resuena una verdad imposible de ignorar. Siempre creí que el Stream of Conciousness pertenecía Virgina Woolf, Henry James. Veo cuán falso han sido mis presuposiciones, para que vean, tampoco hay que creer todo lo que se lee. Acabo de terminar de escuchar Notes from the Underground. Increíble por su relación a mí como escritor de blog, increíble porque las letras que Dostoevsky deletreó con ese triunfalismo pírrico de su antihereo hacen eco para los que nos dedicamos a las letras, famosos y no famosos por igual.

Qué dulce ha sido escuchar a Dostoevsky, me cae. Me trajó muchas memorias, como al Bartleby de Melville y a un viejo recorte de periódico sueco que tenía almacenado para no sé qué. Me recordó que habrá que leer a Felipe Alfau. Con tiempo podré leer a otro burócrata aburrido y sus fantasías sin iguales.

Lo último del libro fue una verdadera incubadora de pensamientos. A principios pensé que Notes from the Underground representaba lo mejor de las moralidades que pintan los cristianos y sus normas éticas para guiarse en la vida, después me aburrió con ese fanatismo que existe en la humanidad por deletrear las relaciones entre un hombre y una mujer. En retrospectiva es un ejercicio de poder entre hombres por igual.


, ,

Dostoevsky siempre ahí presente

Que alarmante. Espero no presagié aves de mal agüero. Y es que escuchar las diatribas de Dostoevsky y ver la película Kafta me han dado en qué pensar.

No es bueno ver esto back to back. Yes am joking. Aunque debería de postear lo significante para mi escuchar a Dostoevsky y decir cuán parecidos semos ambos en ese atributo de detallar pormenores insignificantes de la fantasía humana para el beneficio de la venganza. Lo alarmante yace por otros lares. Alguien merece una bofetada por todo esto.

Leyendo un poco de la biografía disponible del autor ruso veo que varios de los que más han influenciado en mi vida, no ya como un simple redactor de letras regurgitadas por el devenir diario sino como lector que se siente afectado por lo que lee, a manera de simple albañil de palabras sin sentido, han sido también afectados por el ruso.

Qué cosas pues.


Dostoevsky: libre albedrío

Escuchar el libro-audio de Fyodor Mikhailovich Dostoevsky me está causando pensamientos sobre la cuestión del libre albedrío. Notes from the Underground, por lo menos los primeros 9 capítulos, discute eso. Esto me trae recuerdos de recientes noticias en la comunidad científica de hoy en día. No sé que pensaría el ruso ese pero me imagino que detentaría no ya como amenaza sino como afrenta a la misma humanidad los avances en el área de la psicología cerebral.

Por ejemplo, Dostoevsky arguye fervientemente que no hay tal cosa como el libre albedrío, que la humanidad lo ha demostrado así una y otra vez durante el curso de la humanidad. A la misma vez, dice que la moralidad del ser humano no es una de las mejores cualidades del ser humano pues en cuanto el ser humano se aburre se torna en la peor fiera del planeta sin deparar mucho en el bien o en el mal.

A mi pensar, la moralidad se basa mucho en el temor, el miedo que se produce en uno, por eso la biblia recurre a estos métodos para reforzar sus ideas. El infierno no está ahí para darle gusto a la imaginación, sino para inspirar pavor de lo que puede pasar si osamos ser transgresores de las leyes morales del Ruco de los cielos. ¿Qué pasaría si este temor de repente fuera localizado en el cerebro del ser humano? Me imagino que muchos no estarían muy alegres, que digamos. Para empezar, sería el principio del fin para el culto del cristianismo pues al no ser regulado el ser humano por las reglas morales de los judeo-cristianos ¿qué guiará a la pobre alma, que quezque puede permanecer en las llamaradas del fuego terrible por los miles de los miles de años, si uno no es bueno en la tierra?

Otra terrible noticia para los que se ufanaban del ruso es esta otra noticia.

Dostoevsky se queja mucho de los impulsos de los humanos, que es eso la maldad misma del hombre ahora, ¿pensaría lo mismo después de estos descubrimientos dentro de la mente? ¿Dejará el humano de Dostoevsky de existir tal y cual lo conocíamos? Realmente no tengo la suficiente imaginación para penetrar las posibilidades e investigar las consecuencias, sólo siente cierto temor ante lo desconocido.


, ,

Dostoevsky se queja

Sufriendo el angst de siempre cada vez que tiro party. No sé porqué me impregna el malestar este y no lo soporto, supongo que es una parte intrínseca de mi ser. Todo se me impregna y recuerdo estupideces, lo revivo y me remuerde el consciente bien gacho, no sé porqué pues. Guilt, parezco judío así.

Me dispuse a escuchar un audio libro mientras dí la caminada obligatoria que me doy por estos días. Dostoevsky, Fyodor . Notes from the Underground, el audio acá,

En una caminadita que perduró una hora alcance a escuchar 7 capítulos y vaya que si cayó bien el audiobook. Necesitaba un libro así. Que tuviere pura rabia. Dostoevsky se queja de todo, más que nada de la humanidad, así que se la pasa renegando de la raza humana y más de los científicos que quieren dar o buscar con afán respuestas a toda la naturaleza humana. Me ha gustado, tengo el libro por ahí y siempre he tenido la intención de leerlo pero ahora ya le di solución a todo libro que tengo haciendole fila para poder leerlo. Es hora de comprarse un ípod too.

New Year? Humbug!


, ,

El futuro incierto de las letras rusas

¿Habrá un nuevo Dostoevsky?

La literatura rusa se encuentra en crisis. Nuevos escritores no encuentran editoriales que les publiquen si es que no tienen lectores que estén dispuestos a pagar por adelantado obras ineditadas. El Hábito de la lectura disminuye y dentro del top ten ruso se encuentran sólo traducciones de romance o novelas detectivescas escritas por extranjeros.

A las entradas del Metro de Moscú se venden libros pero una detallada observación de los títulos da una clara imagen de la situación en que se encuentra la literatura rusa. La mayoría de los libros son traducciones como de Sidney Sheldon o novelas detectivescas de puestos de revistas.

Las editoriales no invierten en autores rusos. Los escritores tienen que encontrar lectores que esten dispuestos a pagar por adelantado para recibir el libro publicado por una editorial. Otros problemas son la mala distribución y el alto precio del papel.

Casas editoriales que quieran sobrevivir invierten en unos cuantos autores rusos que venden en grande como Boris Akunin y traducciones de Occidente.

Seis de diez libros de los libros más vendidos en la tienda de libros por internet Ozon son traducciones.

Los rusos con un orgulloso patrimonio literario de escritores como Dostoievski, Bulgákov, Tolstoi y Solzhenitsyn ya no leen tanto como antes. Según una encuesta comisionada por la Biblioteca Nacional Rusa atestaron más de la mitad que nunca compran libros, el 37 por ciento atestó que no leen libros para nada y sólo un 23 porciento se autodefine como lector activo. Un resultado que quizá se puede rastrear a la hoy en día lucha por los alimentos más básicos cuestión que para muchos se trata de la imposible decisión entre la barra de pan y el libro.

Fuente: Blir det någon ny Dostojevskij? av Maria Persson Löfgren. Traducción Julio César Martínez

Michail Aleksandrovich Sholokhov: El Destino del Hombre

Curiosamente, acá en Suecia me ha tocado entrar a muy pocas casas suecas y cuando lo he hecho es porque son parientes de mi jaina. Suelen ser casas que dan un dejo de los años 50’s. Los muebles y los televisores así lo indican. Aparatos que tiene el perrito cerca del gramafón en esos viejos tocadiscos, que para mi son más viejos que los viniles que los modernos DJ’s prefieren para sus tocadas. Estos suelen ser de sinfonías de Bach, Beethoven, o Wagner en unos discos duros y gruesos que requieren no una aguja sino un pinche clavo para tocarlos. Han sido tres las casas que me ha tocado ver. He contemplado sus interiores a mis anchas mas dos han sido en verdad donde mis manos han tocado las paredes y los estantes de las bibliotecas para sentir un poco de ese pasado que ha quedado impregnado en los inmuebles.

Una de las más grandes curiosidades que me ha causado ver en estas casas son libros de autores que han ganado el Premio Nobel.

Y es que cada que anuncian un nuevo Premio Nobel los suecos salen en friega a las calles a comprar los libros del escritor premiado o pedirlos prestados en las bibliotecas locales de sus cercanías. Se agotan luego luego, de hecho, de la noche a la mañana los bibliotecarios se preparan para responder a la repentina y creciente (efímera) demanda del susodicho autor cuya popularidad dura hasta el día de la entrega del homenaje; se vuelve una competencia por ser el primer usuario de la biblioteca en pedir prestado los tomos en cuestión o ser visto en las librerías comprando tales obras, cosa que en otras partes del mundo pasaría como un acto snob pero que aquí no. Aquí es como lo más natural del mundo hacer eso. He observado este fenómeno por más de 7 años y cada vez el comportamiento de los suecos se torna más revelador. Hallar los libros de autores premiados por el Nobel entre las filas de libros en los estantes de las casas de los familiares fallecidos de mi jaina me confirma que es una costumbre ya en el psiche sueco. El interes espontaneo que surge cada año por estos autores galardonados.

Fue en una visita a la casa de los abuelos paternos de mi morra que di con Michail Aleksandrovich Sholokhov (1905 † 1984) cuya epígrafe y razón del premio que el comité dio para otorgarle el codiciado laurel es el siguiente: “Por el vigor artístico y la integridad con que, en su narrativa ambientada en las riberas del Don, ha reflejado una fase histórica del pueblo ruso

Lo agarre porque era delgadito, lo que pasa es que por estos días la literatura escolar me tiene completamente absorbido en otros menesteres menos deleitosos (gramática, fonética, lingüística et al) y lejos estoy de saborear un buen libro de literatura. El que escogí tiene menos de 135 páginas y apto para mi presente situación. En inglés se titula The Fate of Man (en ruso: Sudba cheloveka) y en español seriase, me imagino, El Destino del Hombre, mejores escritores que este simple y burdo wannabe han dicho que se trata de sobrevivencia y resistencia en tiempos arduos amén del poder del amor bajo serias adversidades.

La verdad es que me ha deleitado leer esta versión sueca del libro porque me ha hecho ver una parte de la II guerra mundial de la cual en realidad no sé mucho, o sea, los traumas y los males que los rusos sufrieron como seres humanos durante ese período; así que la novela relata como un ruso es tomado prisionero por los alemanes, como pierde a su familia cuando los nazis bombardearon su pueblo ruso tras haber pasado una serie de malas rachas y que el destino siempre logra mantenerlo con vida a pesar de todos los infortunios que sufre y apunto de patatear la cubeta. Mas se da un dejo de machismo que mis ojos siglo XXI no aprecian del todo pero la técnica de este autor ruso cuya carrera literaría empezó a la precoz edad de los 18 años es más sofisticada que mis observaciones profemenistas, ya que dentro del contexto emocional en que se encuentra Andrej Sokolov, el principal personaje del librito en cuestión, tales expresiones tienen su razón. Por ahí leí que hasta una movie hay hecha de este librito [The Fate of Man (Sud’ba cheloveka, 1959) by Sergei Bondarchuk, based on a story by Mikhail Sholokhov.]

*A diferencia de el premio nobel otorgado a Boris Pasternak (El autor del doctor zhivago) el premio a Solzhenitsyn (la otra grafía) fue considerado por Moscú como una “provocación capitalista”, “instrumento del imperialismo”. En cambio, el otorgado en 1965 a Mijail Sholokhov fue celebrado con júbilo en la URSS, porque éste era considerado como el más oficial de los escritores oficiales y consentido del sistema.

Libro en cuestión: Michail Sjolochov, Ett människoöde, traductor: Sören Rydström (1965)

Mikhail Sholokhov – Biography


Technorati Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,