Category Archives: Libros chinos

Libros sobre autores chinos en otro idioma

Yu Hua

Chinito Chinito – Ry Cooder

Ya había escrito sobre 活着, Huozhe anteriormente pero en mi cabeza creía que no había terminado de leer la novela de Yu Hua. Cuando fui a la biblioteca local de mi pueblo, la cual ha recibido una renovación total, ni me acordaba de cómo se llamaba el autor. El río fluía dentro de mí como un arroyo sin detenerse, así que cumplí con esas características que una lectura china requiere de cualesquier buen lector: yijing en su esplendor.

Me arrobó la lectura por la pobreza narrada ahí, para ser justos a la historia. No sé porqué leer sobre el destino de campesinos durante guerras civiles o turbulencias fratídicas me mueven el alma, pero ahí tengan que me llaman la atención poderosamente. Así que no pude dejar de pensar en el libro y ahora lo leo de nuevo.

Como lector uno cabría preguntarse qué es lo que conmueve. Y es que no estoy solo en eso de creer que la lectura es potente. Y simple. Ya mencioné que la escritura de Yu Hua es tan simple que la imaginación se completa a sí misma sin requerir de frases rimbombantes para describir la inmensa tristeza de ser robado por las ideas o ideales de los que potentan la pluma del cambio. Y es que la pluma de Yu Hua no es la pluma romántica que pinta un Jaques Louis David en Marat Assassiné. Aquí la tinta ideológica del cambio que llega al pueblo se siente correr color sangre entre los campesinos ignorantes (¿?) cuyo existir se reduce al labor del albor del día. Y no solo eso, sino que Yu Hua en su más pura simpleza describe también la locura del pequeño pueblo y sus infiernos grandes. Habrá que ser campesino para poder comprender cómo batallar el colectivo nacional y local y salir vivo de ello.

Yu Hua me fascina no como un Yukio Mishima logró posesionarme. Con Mishima no podía dejar de leer; con Yu Hua no puedo de dejar la impresión de la lectura en el libro, sino que la la llevo conmigo todos los días.

Crónicas de un mercader de sangre

Leído en sueco: 许三观卖血记, Xǔ Sānguān Mài Xuè Jì) (1995) ISBN 1-4000-3185-0
hua

Me doy cuenta que me relaciono a la pobreza. Sé sobre pobreza y la reconozco. Es como cuando escuche o leí, no recuerdo, que Sandra Cisneros dijo que al decidirse sobre de qué era experta, ella concluyó que era una experta en la pobreza. Uno sabe lo que vivió. No es como el Chango100 lo pinta, no es que sea medioclasero y que me queje de la pobreza en Tijuana, sino que la reconozco y sé algo de ella.

Así el libro este de Yu Hua. Estoy leyendo su segundo libro. Me sorprende mucho la sencillez de la escritura, es un arte en si describir y evocar emociones sobre un tema tan común como la pobreza. Se torna palpitante, oprime, reconocemos el dolor. Yu Hua pinta un paisaje que los mexicanos reconocemos en la labor de Azuela, pero esto va más allá de un momento histórico, aquí se siente los sedimentos de la historia hasta las rodillas. Aquí el dolor es de hambre, de costumbres a pesar del dolor de la hambruna, de la paciencia, de la obediencia. Y del individuo impotente ante el colectivo. Si hablamos de estudios de géneros aquí hay bastante para explorar. A la vez, podemos sacar múltiples deducciones sobres geriatría y ante todo vigencias sobre el rol masculino en las novelas de Yu Hua. Pero eso sería adoptar una óptica totalmente occidental. Especialmente en esta novela en la cual un mandilón es el héroe de nuestra novela.

Go figure.

活着, Huozhe

Escritor: Yu Hua
Traductora: Anna Gustafsson Chen
Diseñador: Lars Paulsrud
Editorial: Ruin Förlag AB
Idioma: Sueco
Edición: 2006,
Páginas: 197
Primera Edición, peso: 360
ISBN10: 9185191132
ISBN13: 9789185191130

Estoy rompiendo records. Este es el segundo libro que leo en sueco en lo que va del año. Créame usted amable lector, que el más asombrado soy yo. Y eso es sin duda alguna un elogio para el libro. Pero vayámonos por partes. Como lector multilingüe tengo ciertos principios en lo que que concierne la actividad de leer. Soy un tanto elitista al respecto porque la verdad, poseo el lujo para ello, venga, sé tres idiomas y eso no es cualquier cosa ni aquí ni en China. Uno de esos principios que tengo como lector de libros es que no leo un libro traducido siempre y cuando lo pueda leer en su idioma original. O sea, para un ejemplo simple, no me voy a  poner a leer a un libro de Octavio Paz en sueco cuando bien lo puedo hacer en mi propio idioma. Pero aclaremos una cosa, lo leería pero solo por cuestiones de investigación. Por lo mismo, el segundo principio es que leo un libro traducido siempre y cuando este último esté traducido a un idioma cercano o emparentado con uno de mis idiomas. Si el libro es escrito en Francés, Italiano, Portugués o cualesquier de las otras lenguas familiarizadas con el Español entonces lo leo, o sea, si Edmund Jábes quien esta traducido al sueco cruza mi camino, no lo leería por el simple hecho de que este último está traducido al Español y por ende lo más sensato sería leerlo en Español y así lo mismo con el sueco y el inglés. Aunque aclaro que estos lujos de principios cesarían al momento de verme deprevido de la libertad de elección.

En este caso tenemos una traducción aceptable. Del chino al sueco. Tras mucho pensar creo que es una traducción aceptable para mis principios. Me explico, las vigencias sociales del sueco tienen un dejo a las vigencias chinas. Existe un colectivo que permite ciertas costumbres similares entre ambas culturas, no que sea un experto en las costumbres chinas. Lo único que sé es aquello que los años y ciertas lecturas me han dado el paso de la vida.

Yu Hua es un escritor famoso. Quizá más famoso que Gao Xingjian. Ha impresionado a varios y ahora me sumo a esa multitud. Me sorprendió mucho su estilo de escritura. Recuerda mucho a esos elogios que Ernest Hemingway recibe sobre su manera de escribir, corta, concisa y al punto. Su libro es interesante, no pude dejar de leerlo y pasé varias noches de insomnio leyendo la narración de un hombre de gobierno que es mandado por las autoridades a coleccionar historias del pueblo. Este hombre nos cuenta muy brevemente cómo es recibido por el pueblo en que termina y nos menciona la eterna disputa entre un citadino y la gente del pueblo que desestima el estilo de vida que lleva la gente de ciudad. Toda la historia narra desgracia tras desgracia. Pero el tono de la voz que utiliza el narrador, de manera simple y corta, sin mayores pormenores que narrar cómo las tragedias y las desgracias se unen con el destino para causar dolor en el ser humano hacen de la lectura una obligación imposible de ignorar, la lectura nos hace seguir adelante queriendo encontrar un dejo de esperanza en la narración. Pero la esperanza se nos da a cucharadas y justo cuando creemos que la vida de nuestro interlocutor está por mejorar se nos arrebata la esperanza haciendo del lector un actor más de la vida de un chino antes y a principios de la Revolución China. Los grandes eventos de la vida del país se ven reflejados en la situación económica del buen campesino de nombre Fugui. De hecho esta novela me trajo recuerdos de Mariano Azuela y su novela Los de Abajo por tener el mismo sentido social de querer relatar lo que pasó, o querer describir la cruenta realidad, realismo social pues.

Lo curioso de la novela es que está un tanto demasiada adaptada al Occidente que insiste en dejarnos lo más pasivos cuanto posible. Para nosotros los de Occidente, la lectura es una actividad que presenta su realidad al leerla y ahí poca o nada de actividad más allá de la lectura de parte del lector. Sé que habrá algunos que me contradigan al insistir que el lector Occidental al leer recurre a las asociaciones como yo lo he demostrado anteriormente pero la verdad es que se requieren de muchas indoctrinaciones para lograr ese tipo de deducciones. La mayoría de los lectores son pasivos quienes se retienen en un ámbito de lectura superficial. Es más forma que fondo en lo que concierne leer, por un así decirlo. El chino no, ellos están un poco más avanzados en estos menesteres. Recordemos que los chinos tienen una escritura de logogramas lo que implica en sí toda una cultura distinta a la de nosotros.

“… Chinese readers are used to being asked to infer certain points on their own with only a little help from the author.  Shen explains that this technique, included in both creative writing and criticism, is known as “yijing.”  Shen defines yijing as “the process of creating a pictorial environment while reading a piece of literature” (537).  Yijing is meant to keep the reader active in the story by forcing the reader to decide what the author had in mind while writing the story.  The reader has to develop the picture described by the author.”

Por lo enfrascado que estuve en la lectura no me acordé de este último párrafo que un buen día me encontré durante mis días de universidad en Estocolmo. A los chinos se les pide participar en la lectura.

En fin, el libro valió la pena y eso que di con el autor por medio de una revista que hojeaba en la bibliteca mientras mataba el tiempo.

repaso de lecturas hechas

Quiero un cambio en mi vida. O varios si es posible. Por lo general estos días la presión por leer libros me trae a mecate corto, pero no entiendo el todo del porqué. Leo prácticamente todo el día. No soy de los que se ponen a mirar la televisión, para eso tengo la internet que me proporciona todo tipo de lectura y entretenimiento. Pero es lectura efímera, pasajera, que no alimenta el espíritu. Me informo mucho pero no tanto o quizá más que otros. Lo que he hecho de reciente para acá es escuchar audios, muchos audios, esos me entretienen cuando hago mis caminatas de una hora o más. Las últimas semanas he tenido la oportunidad de escuchar varias lecturas interesantes. China and the Chinese by Herbert Allen Giles es una de ellas. El narrador es una persona con un rico acento inglés que da indicios de buena educación y que hace de las lecturas un paseo placentero al siglo pasado. Aparte, la información es muy detallada. Describe con sumo detalle la historia de China y las normas y vigencias de ese país antes de que terminará en las garras de los hoy comunistas. Se aprende mucho.

También de reciente he querido escuchar lecturas de liderazgo, no sé porqué estoy interesado en ello, de hecho, disto mucho de querer ser líder de algo pero me he dado cuenta que debo de por lo menos hacerme líder de mi mismo. Bueno, quizá se deba a mi profesión, un profesor es una especie de líder y pues he ahí la oculta verdad. He bajado varios del sitio de internet http://www.learnoutloud.com. Extraordinary Leadership by Robin Sharma es uno de ellos, es muy interesante. Habla muy bien y uno queda con la idea de orale, sí se puede, o sí puedo. Este tipo de desarrollo personal es una parte de mi vida que había descuidado, sé de antemano de dónde proviene esta necesidad, de mi americanismo.

Por igual he estado viendo conferencias mediante MIT World quien produce gratis estas viñetas para los internautas como yo. He disfrutado mucho de las conferencias que a mí interesan, como lo es la educación, idiomas y conferencias sobre liderazgo. La verdad ya me hacía falta algo así, como que extraño de más mis días universitarios en la Universidad de Estocolmo y estas conferencias son unos ricos vasos de conocimiento que colman esa sed. Hay cualquier cantidad de sitios por la red que ofrecen conferencias sobre los temas más variados que puedan existir. Lamentablemente estos sitios solo se dan en inglés. Aquí esta World Lecture Hall el cual brinda este servicio de localizar cursos totalmente gratis. El que más me ha gustado es TED, son conferencias totalmente al punto y usualmente los conferenciantes se limitan a 18 minutos. La gente que se para a platicar allí es de talla y tienen muy buenos puntos de vista.

Gao-Xingjian: En torno a la literatura. Capítulo Sin «ismos»

GAO XINGJIAN En torno a la literatura. Capítulo Sin «ismos»

Posts anteriores relacionados con este post, aquí y aquí.

El mayor agobio proviene de la crítica literaria, de sus innumerables corrientes e inextricables definiciones y de su tendencia a imponer etiquetas que con frecuencia impiden distinguir la obra en sí.

En esta época de desmoronamiento de las ideologías, la única actitud que, a mi entender, puede adoptar el individuo deseoso de preservar su independencia intelectual es la de dudar de todo.

Como escritor en el exilio, mi única tabla de salvación es la creación literaria o artística. Pero no por ello abogo por una «literatura pura», por una literatura confinada en su torre de marfil, ajena del todo a la sociedad; muy al contrario, entiendo la creación literaria como una suerte de desafío que el individuo lanza a la sociedad para poder sobrevivir, un desafío insignificante, es cierto, pero representativo, al fin y al cabo, de una determinada postura.

La literatura conquista su verdadera libertad cuando se desprende de todo utilitarismo práctico. La literatura es un lujo supeditado a la resolución de los problemas básicos de la existencia; el hecho de que la gente, a pesar de todo, necesite disfrutar de este pequeño lujo debería ser motivo de orgullo para el escritor y para el lector en tanto que seres humanos. El carácter social de la literatura se manifiesta en esa cierta ansia de desenmascaramiento, de crítica, de desafío, de subversión o de trascendencia de la sociedad real que siempre hay en ella.

Un escritor, un individuo frágil que se enfrenta solo a la sociedad expresándose con voz propia: aquí está, creo yo, la esencia casi inmutable de la literatura, antes y ahora, en China y fuera de China, en Oriente y Occidente.


Technorati Tags: , , , , , , , , ,

Gao Xingjian II: En torno a la literatura

Gao Xingjian En torno a la literatura, Traducción del chino al español: Laureano Ramírez Ballerín

Primera parte aquí.
anteayer: Sobre Poemas chinos

El chino es, si nos atenemos al número de sus hablantes, el principal idioma del mundo; pero ¿goza de plena libertad expresiva el creador que se sirve de él? Sus claras limitaciones en este campo vienen impuestas en primer lugar por la política, luego por la presión social y las ataduras psicológicas que ésta crea en torno al autor, y sólo en último término por la lengua misma.

Me dejo estufecto y aún no acabo de leer el capítulo, uno habla de cómo la lengua sufre bajo los yugos de dictadores. La lengua bajo presiones extremas siempre es admirable, ahí tienen el diario de Anna Frank y de los multiples escritores en el exilio que de alguna manera u otra hacen salir el lenguaje adentro como si se tratara de un bicho que se mete y sale por rendijas y el asombro pues yace en que después del todo logró salir de esas rendijas que parecian selladas La Gen del 27 de España tiene varios escritores ansina). Habla como monolingüe, este escrito es du riguor y dice unas verdades que este escritor bilingüe ve como una afrenta, como si estuviere viendo el lema del RAE Limpia, fija y da esplendor

Me resulta difícil soportar ese chino europeizado que imita y aplica mecánicamente, sin la menor asimilación, la morfosintaxis de las lenguas occidentales y produce escritos de inaguantable lectura. Procedente de algunas burdas traducciones, penetró en buen número de obras literarias para acabar siendo fomentado por críticos que no conocen las lenguas occidentales, personas que en su confusión lo consideran propio de un estilo moderno y ven vanguardismo hasta en los errores y las frases ilógicas y contrarias a la gramática, y que intentan, de añadidura, justificarlo con toda suerte de peroratas y explicaciones.

O sea, salió más chino que los chinos, cuestiones de ver cosas que uno no ve en casa pero que se cristalizan ya en el exilio …

La lengua de creación que yo propongo es la lengua viva, la lengua lozana y ágil del hombre actual, fuente inagotable de la lengua literaria. La hábil morfología y la enrevesada sintaxis que, según he podido comprobar en algunas grabaciones originales, engalanan el xiangsheng, el pingtan, la canción folclórica aún no encorsetada en pentasílabos o heptasílabos por los eruditos, u otras muestras de literatura popular oral, podrían servir para enriquecer sustancialmente la fuerza expresiva del chino.

Me recuerda a Unamuno y su intrahistoria. Creo que la lengua se autodescubre asi misma cuando se recurre a traducciones como esta, el español utilizado para traducir esta obra es admirable, como admirar una pieza de Rodin afuera en Stanford University … Leo y me asombro, hay partes donde me digo, shit, para ver el lenguaje ansina necesito como un cuarto de whisky, y eso es amor!

Mindblowing

La frecuente omisión del sujeto y el hecho de que el verbo no esté sometido a las transformaciones impuestas por el pronombre personal permiten que el enfoque narrativo en chino sea extraordinariamente flexible. Poder desplazarse desde un yo-sujeto hasta un yo-no sujeto, o en otras palabras, desde un yo existente o un yo incierto o incluso un yo inexistente hasta un tú y a su vez hasta un él, desplazarse entre un tú-yo que es un yo objetivado y un él-yo que bien podría ser un yo contemplado en su distanciamiento o la contemplación del propio pensamiento: ¡cuánta libertad! La misma libertad de que yo disfruté al escribir La Montaña del Alma.

Yeah, but am dead certain that he had to cross the academic Killings Fileds before he achieved it.


Technorati Tags: , , , , , , , , ,

Gao Xingjian: En torno a la literatura

Nobelpristagare i litteratur dicen los suecos al decir Premio Nobel de Literatura. Hoy tratamos un documento que recibí por medio de la librería gratis que ftp.michel ofrece. Se trata del libro de Gao Xingjian y su libro En torno a la literatura, Traducción del chino de Laureano Ramírez Ballerín.

Lo chino ha estado presente por estos días en esta cabeza hueca que dice llamarse mia. Aquí podrás ver algo que he escrito anteriormente sobre poesía china, corto, como un post de blog ha de ser. Además he estado trabajando un poco con Ezra Pound y por medio de la investigación me he dado cuenta de su labor con un libro que Ernest Fenollosa le obsequió a su muerte, “The Chinese Written Character as a Medium for Poetry“[ojo, es .pdf]. Aquí podrás leer un ensayo sobre ese obsequió en inglés.

Pero basta de distracciones y vayamonos al grano del asunto. Nos referíamos al librito mas esto no es una recensión sino más bien un comentario/observación sobre un capítulo, titulado, Por una literatura «fría»

Sólo queremos abordar un aspecto de este tema ya que se nos hace relevante para el caso de los blogs y el binomio del cual esta compuesto: el escritor y el lector. Las siguientes citas dan para la reflexión ya que quizá pueda ayudar a otros blogueros que se ven en neuras por la cuestión de los comentarios y la simbiosis que ello representa causando problemas existenciales en el escritor de blog. Saquen sus propias conclusiones, por lo menos aquí creemos que esto debe de ser la pauta a seguir.

La única relación que en realidad existe entre el escritor y el lector es una relación de índole espiritual en la que uno no necesita conocer al otro o a los otros ni permanecer en contacto con ellos, pues sólo se comunican a través de lo escrito. Ni el escritor tiene obligación alguna con el lector ni el lector exigencia alguna que plantearle al escritor, pues es libre de leer o no su obra.

El escritor sólo puede conquistar su libertad completa cuando actúa como individuo independiente y no está supeditado a los postulados de ningún grupo o movimiento político.

Por eso la literatura «fría» es una literatura que se evade para sobrevivir, una literatura que no se deja asfixiar por la sociedad porque busca la propia salvación espiritual.


Technorati Tags: , , , , , , , , ,

Kineser: Kinesiska Dikter i översättning av Hwang Tsu-Yü och Alf Henrikson

Kineser: Kinesiska Dikter i översättning av Hwang Tsu-Yü och Alf Henrikson Bonniers 1945.

La Canción del Labrador
El día alborea lleno de trabajo
Con descanso viene la noche
Abro surcos en mi campo por alimentos
Excavo mi pozo y recibo agua
¿Qué me importa a mi el esplendor, honor,
grandeza y poder del Emperador?

Anónimo: El poema más antigüo de todos los poemas chinos escrito más o menos por 2300 AC.

Este poema lo traducí porque no hace mucho me encontré un libro de poemas chinos en la casa de uno de los parientes de mi mujer sueca. El traductor del mandarín al sueco recibió ayuda, el título del libro así lo indica, así que la traducción del mandarín al sueco y del sueco al español presenta dificultades no tanto estéticas sino de caracter sensible. Aunque es de reconocerse que los poemas son simples y sin complicaciones que intentan transmitir una verdad universal como el poema anterior lo demuestra.

Dificultades de traducción

Lo primero que viene a mente es la cuestión de la cosmovisión. El sentimiento total del poema sólo puede ser apreciado en su idioma original, el mandarín. Mientras que toda traducción tiene como meta la copia fiel del original esto se vuelve imposible por los diferentes matices que los idiomas contraen con sí. Trabajo es trabajo aquí y en China pero el aprecio de este por los chinos no viene siendo la misma experiencia del sueco. Lo mismo pasa en español, lo que estoy haciendo más que nada es capturar la experiencia del traductor sueco y traducir esa experiencia al español y ¡válgame! al español tijuanense.

A un viejo amigo por la noche
Cuando por el camino el frío del otoño cae
te confieso mis pensamientos a rienda suelta.
Sé muy bien que soy yo en quien piensas
cuando los conos del pino por la montaña se esparcen.

Wei Ying-Wu (735-835 DC) empezó como soldado en la guardia personal del emperador Ming-Huang pero se trasladó al servicio civil y terminó como alcalde municipal. Fue un hombre de pensamientos elevados y puros.


Technorati Tags: , , , , , , , , ,