Category Archives: Literatura

El mentado Gabo

Tengo insomnia. A estas horas que escribo esto estoy con pachita en mano y repensando los aconteceres de hace unas horas. Me dormí temprano. Así que desperté igual, temprano. Al dormir, en mis sueños, feneció Gabriel García Márquez. Lo supe por esa costumbre tan universal del ente occidental y a medio dar de bienes materiales por uno de esos smartphones. Lo supe no por español sino por un Xicano en mi twitter feed. O FB, no sé ya. Después, al seguir leyendo, retrocediendo en el feed, una gringa, de nombre Elizabeth Spiers, del mundo de la literatura y sus mercadotecnias expresaba su dolor mediante la recomendación de una lectura de uno de sus cuentos favoritos de GGM. Blacaman the Good, Vendor of Miracles. Aquí da uno cuenta de lo importante que GGM es. O su obra. Muy pocos escritores logran esa magia de trascender más allá de sus idiomas maternales. Es como si nacieran con ese don universal de poder contar no para un pueblo sino para toda la humanidad. Algo en ese lenguaje hace que aquí y en chinca todos logremos reflejarnos en la historia contada. GGM es uno de esos escritores como alguien dijiese de Yukio Mishima, que solo nacen entre cada varios siglos.

No lo leí en inglés, por supuesto, pocas veces traiciono mi principio, así que lo guglié. Lo encontré en El Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (INABIMA) de la República Dominicana. http://tinyurl.com/p2ykuwk

Me gustó el cuento. Uno no se percata de las insinuaciones académicas del cuento hasta mucho más después. Son de esos cuentos que los acabas leyendo sin detenerte a pensar en qué página vas, solo quieres seguir leyendo no porque es emocionante sino porque la historia te lleva a ti arrastrándote por sus travesías, y así, ese cuento, cuyo nombre en español es de Blacamán el Nuevo Vendedor de Milagros. Me gustó mucho el cuento y no caí en cuenta de que se trata de una de esas alegorías de la dualidad del hombre hasta horas después. Hay que apreciar un cuento como saborear una fruta o una verdura, sin análisis

Yo di con GGM en Madrid, en un 1998. Una chica me obsequió el tomo como agradecimiento por las clases de inglés que impartía. GGM era para mí uno de esos tesoros que uno toma como asentado y que aburren porque medio pueblo te dice cuán grande es el sujeto y blah, blah, blah. Y así, una extranjera me dio el tomo. Y lo leí, 100 años de Soledad. Después leí otro en la universidad, uno de esos profesores que admiraban a GGM y lo metía a su lista de libros que debíamos de leer. Crónica de una muerte anunciada y la bala que cruzó medio pueblo.

Esto me recuerda a la sensación esa de descubrir algo mediante las suposiciones de los extranjeros de que uno sabe de todos los autores de la cultura de uno por el simple hecho de saber el idioma y ser parte de la cultura en cuestión. Fue en Menlo Park, California, allá a fines de los 80’s cuando llegó a mis oídos esa onda del Realismo Mágico. So what, pensé.

Y heme ahora, despierto, viendo el amanecer de los altiplanicies suecos, escribiendo sobre la muerte de GGM.

Y sí, influyó mucho en mi vida y de seguro lo seguirá haciendo el huerco.

retazos mentales

Från_Fjerdingen_och_SvartbFind myself thinking about human relations today. Not because I hate the xmas season, which I do. But because solitude seems to glue some aspects of society in some pretty weird ways. Take for example a man I saw today while I had to wait for my departure train to arrive on its tracks. This man was like any ordinary Swede except until he sat down on one of the benches used for waiting. He started knitting a a solid color sock out of the blue much to the quiet surprise of the few of us who dissimulated not to be in utter shock to see a fully bearded man quietly go about knitting as if the very act did not defy conventional rules of society as to what a fully bearded man ought to do in public and in a train station with people, who, luck would have it, were headed elsewhere. Not that the whole unwanted scene seem less pleasant to endure.

As an immigrant to Sweden I find it pleasantly amusing to still be surprised and taken aback as to how little I’ve changed when it comes to my own conventions and rules. For example, while seeing men in pink shirts doesn’t cause existential issues in me anymore the very idea of a half bald and fully bearded man knitting clearly still shocks the foundations of what I think a man ought to be.  Oddly enough I think I was not alone when I dissimulated not to be in shock at the sight. Though it surely did rock our foundations whether one was Swede or not. I can be sure of the last statement because I was in the bible belt of Sweden when it ocurred. Small town Sweden, four churches and all for its 900 peeps.  We, as in I can’t even imagine the intentions of the bearded guy knitting a sock and then even having the gull to measure the half knitted sock right in front of us, as if he was in his house by a fireplace all by himself. Surely there must’ve have been an intent to shake foundations, surely the right to claim public space as one’s for acts that defy the very ens of a society’s core values when it comes to gender must of induced the bearded lad to commit in soul and body to knit before us. Or so I guess. Hence the We.

I sat to read a book to let the time pass by as the knitter faded into an unexpected  yet forced normalcy. This display of bravado, or so I imagine my rebellion, was to flash my book, which I think everyone knew was an old volume by August Strindberg. Fjärdingen och Svartbäcken (1877). The volume has no blurb which goes to tell it is of the late 18th century. People then had to find out through other means their blurbs but suffice to say they are writings of Strindberg from his youth. In fact this is the second author from the past several weeks which have nourished my soul,or quenched its thirst for youthful insights, bearing relation to the last millennium. The other one was Octavio Paz and his Primeras Letras (1931-1943). These writer’s letters have somehow given a new breath of fresh air to my being. Curiously, both dealt with solitude which would seem a modern malaise in our society and moreso these days when boredom is treated more like a disease rather than a natural state of human kind. Go figure kids going about in groups bored to death with each other making phone calls or sms:ing to other buddies equally bored as they are with the own group. As if a tight knit company did not suffice. All in all we hate sequestration except that everyday boredom (as opposed to here-and-now) then brought insight and created stuff we here in this century can ponder upon so as to realize how much in common we had though space and time separate us from one another.

Whereas Paz explores the solitude of the Mexican in mass, Strindberg focuses on the pettiness and solitude by choice of the individual Swede. Strindberg’s characters in Fjärdingen give an accurate description of loneliness and poverty so keen and painfully real they transcend time because, in effect, they describe how the Swede hasn’t change in its manners in the last 100 years or so. Same with Paz and his description of the solitude that the Mexican embraces. Both books deal with student life as it was and the examination of their peers. Acute eye and observation; reflection old style.

I had to pee.

So I decided to buy bottled water, a piece of chocolate which I deluded my mind to believe I would eat in small size bite amounts until I reached Gothemburg. It’s a little game I play with my mind to show intent of mind control and discipline when it comes to food and drink. I simple do believe that I can actually do as I think. Alas! I took a bite and a few minutes thereafter the wrapper landed nicely and securely in the garbage bag under the table in my seating area. I also bought a newspaper called Svenska Dagbladet, morning edtion of the 23rd of December 2013 which I intend to leave in Rome, because, oh yes, am on my way to Rome, Italy, as I write this. I’m pretty sure I’ll be able to accomplish at least that feat because I do love doing that sort of stuff when I travel. Somehow I love that, leave pieces of Swedish culture in other countries. I always imagined that other people might wonder about it or that Swedish people might find them and cause a minor surprise of sorts in their minds and faces. I read it and most memorable was to read the yearly chronicle of solitude in Sweden right about this xmas season and how the ink of the  newspaper caused a minor panic in me because, frankly, reading newspapers and feeling the ink on the tip of my fingers is an event that seldom occurs these days, indeed far and between. I got a few gold nuggets from the reading, nice article by Anna Asker which gave me a few new and sharpened insights as I related in awe to what the person described as the terrible angst caused by the Christmas season in people who are (destitute and alone) single. What struck me the most is an observation that nailed what I had known but lacked a word for it because it is so true to the behavior that the interviewed described and that I lacked a term for: she called it, in Swedish, kärnfamiljfundamentalism. Which translates to nuclear family fundamentalism. Hence why am running away to Rome. To skip that shit and crap because I too am destitute and alone, be that as it may be, I can’t muster the loneliness of the Swedish Christmas because frankly, it’s goddamn awful in all its myriad forms. Most in its family gore to force a picture of family that am sure doesn’t even comprise a 10% of the population.

How can we be a normal nuclear family as specified by the Christmas spirit? Aren’t we far from it?

Enter Fumio from The River Ki by Sawako Ariyoshi. A rebel as told by third persons. A youth whose childhood exploits and academic interests surpass the present and future in every fashion. Yet she must obey conventions and give in to the norms of her era for legacy to remain. A misunderstood kid whose few laughters are retributed in pain. I am Fumio too.

Concentrati

I realize that in order to be able to write I must do that which I could so easily do before: concentrate.

Concentration is a serious business. It demands more than one is able to give if consciousness would afford us so. The fact is that concentration is vital to writing. Focus etc.

And apparently it can’t be rushed either.

Trás-os-Montes: Un viaje Portugués

llamzares

Alfaguara

Colección: Hispánica |  Páginas: 328 |  
Fecha de publicación: 01/3/1998
Género: Ensayo/memorias
ISBN: 8420481904 |  EAN: 9788420481906

Pues venga que se venció el plazo para entregar el volumen que cayó en mis manos no hace ni 9 semanas atrás de un tal Julio Llamazares. Tuve que hacer el ridículo en este pueblo de 15 mil porque se me ocurrió entregar el tomo media hora antes de que cerraran la biblioteca mocha pues esta última esta en reconstrucción y solo tienen los servicios a medias. Y me paré en medio del inmueble apretado por las circunstancias, medio borracho y me dispuse a leer con aliento a cerveza, y es que los metros cuadrados no daban paran más y consumí como 20 páginas en menos de 20 minutos antes de pagar la multa por gestiones de retraso, algo así como diez días. Sospecho que la viejita que despacha el contador como el carnicero despacha su mostrador, olió mi aliento a chela. Pero en fin, no es mi viaje a la biblioteca lo que interesa sino la lectura que hice de Julio Lllamazares y su obra Trás o Montes.

Trás o Montes es una región de Portugal que colinda con Galicia. Es un viaje que aparte de ser un libro hispano que intenta a todas leguas ser un Lonely Planet a la Hispana, un viaje que requiere un esfuerzo total de la imaginación y este forzado como el narrador de la obra forza la narrativa desde la tercera persona. Y es que el narrador le roba al autor las luces del show. No sé si la intención es esa y es que hay que tomar distancia cosa que no es fácil. En el español actual solo hay manera de tomar distancia del Yo en el singular de dos maneras: o se habla del usted o se habla en tercera persona. Y este último opta por la tercera persona. Quién es el omnisciente en este viaje es un misterio porque se sabe a leguas que el viajero es el autor.

Ahora, para los amantes del Norte de Portugal, ¿es un buen libro, el libro de Llamazares? Sí, porque describe muy bien el viaje de manera muy personal que cualesquiera pudiese tomar y casi a la misma, poder vivir lo que se lee. Como en todo libro sobre viajes a regiones distintas aquí la lectura utiliza los mismos mecanismos de antaño, se mencionan lugares importantes, sitios de nacimientos de personas ilustres y se cuenta la historia de las tierras desde una perspectiva histórica. Para los que gustan de datos de lugares nuevos con nuevos personajes de historias no escuchadas antes, este es el libro porque lo que aquí se narra es prácticamente para los que no conocen nada de Portugal o Galicia. ¿Hay algo más allá de lo narrado que podría contribuir a la humanidad de un paisaje de un rincón del mundo? No. El autor sacrifica lo objetivo para poder labrar un campo de ilusiones llenas de expectativas que alejan la sensación carnal por la sensación de estar en tercera persona y lejos del objeto que subjetivamente nos influye los sentidos que están siendo influidos y dominados por fuerzas exteriores. La misma distancia que la tercera persona ocasiona hace que las relaciones entre los seres humanos adquieran un dejo de frialdad con a veces hasta dejitos de arrogancia que traicionaban la voz del relator.

En fin. Julio Sueco Dixit.

Klaus

Los panistas no saben qué es el Estado. Campbell confiesa que ha vuelto su lectura hacia los grandes pensadores de la Enciclopedia: “El Leviatán”, de Tomas Hobbes, principalmente. A partir de sus lecturas, el escritor ha postulado algunos pensamientos filosóficos y políticos, principalmente asegurando que en nuestro país “el Estado no existe”. Zeta 1731.

Los mexicanos no sabemos quienes somos. Ni siquiera en internet sabemos quienes somos. Somos unos desconocidos totalmente los unos para los otros. Nos conocemos de paso, de largo y nos identificamos por unos cuantos símbolos que nos desunen más que unirnos. Somos superficiales también y queremos ser algo que nos cuesta ser, famosos, ricos, felices, middle class y con cultura, cultos de alguna forma, y para eso siempre miramos al exterior, siempre. Nunca miramos hacia adentro. No nos conocemos a nosotros mismos.

Muy en parte quizá porque es cultura no propagar nuestros propios pensamientos. No nos dejan darnos a conocer. A pesar de ser un país grandisimo, propagar las ideas de nuestro subconsciente es acción de las instituciones culturales de nuestro país mas estas últimas son detenidas en muchos retenes cuya única función es idiotizarnos. Existe una deliberada concentración de poder de sofocar la difusión de las ideas en nuestro país. 1.- Las casa editoriales hacen tirajes de unos cuantos miles siendo que México es un país de millones. Esto limita el impacto de la idea. Limita darse a conocer al autor. 2.- Si hay buenos libros siempre suelen ser ideas de otros y por demás del extranjero. 2 -a) Tenemos una horrenda maña de que si algo no está bendecido /santificado/ por las autoridades debidas lo que se en mano es chatarra. O sea, la idea carece de valor en nuestros ojos. Para el mexicano la idea no puede sostenerse por si sola, no hay merito en ello. La idea tiene que ir acompañado de un nombre de renombre, y varias autoridades competentes diciendo que sí, la persona es de admirar, no ya la idea, sino la persona en cuestión.

***

3.- Tenemos una concepción de la cultura retrograda, anacrónica y toda la culpa la tiene la cultura del pendejismo, los mexicanos no nos respetamos los unos a los otros porque nos molesta ver a otro mexicano tener éxito en su vida.

4.- Todavía creemos que los mexicanos somos los mexicanos que Octavio Paz describió en el Laberinto de la Soledad.

5.- Nos odiamos los unos a los otros por clase social, color de piel y posición política amén de la forma en que hablamos y por cuánto y cómo sabemos español. Hay una insistencia por hablar bien.

6.- Tenemos un vestigio colonial hyper impregnado en nosotros: dirigirnos los unos a los otros por medio del usted.


Letras tijuanenses

Inconcluso. Incloncuso. Indecidia. Sin acabar. A medias. Hay pensamientos deformes. Este es uno de ellos. Es un aborto infernal de letras sin sentido. Su primordial meta es causar repulsión. No hay orden. No hay ni siquiera un defecto que cause armonía o que cause lástima para darle forma. En ese aspecto tiene una libertad sin igual: está libre de los acatos que resguardan el bien de la sociedad que procura y guarda datos, ideas, pensamientos buenos, dignos de admirarse, estas letras no. Aquí no existe nada de eso, esto es un bodrio, un mal a la vista. Una perdida de tiempo. No hay mayor libertad que el desaire de los cultos. No hay mayor libertad que estar libre de los que se dicen curas de las letras, de aquellos que le brindan a la voz de ciertas palabras mayor relevancia que a otras. This is an attemp to celebrate that liberty.

free.

One does not have to make sense all the time, though I admit I barely make sense now.

From what I seek liberty is in as much a mistery for you as it it is for me. A malaise of the times which vomits all kinds of thoughts.

I do not want appproval. No quiero ser aceptado.

La gracia de las verdaderas letras tijuanenses es que adornan un nihilismo naciente, emergente. Y es que las letras tijuanenses nunca podrán ser libres per se porque hay ciertos criterios que le impiden ser, uno de ellos es la maldición del universalismo, el dinero y la necesidad de complacer a las academias castellanas de nuestra cosmovisión única. La palabra está sujeta al mercado del capitalismo y hay que rellenar formas, cartas de buena conducta blah, blah, blah.

Y es que no hay un mercado para lo nuestro. Para nuestra región, para nuestro estado, para nuestra ciudad. No existe un centro de abastecimiento para las letras tijuanenses.

De hecho, las letras tijuanenses lejos de estar libres de tintes lo que más le clasifica es la corrupción de estas últimas. Uno bien cabría en decir que es un bien que la corrupción de las últimas se dé, pues es propio de Tijuana que se hallé en una corrupción. Mas eso sería negar lo nativo, lo que de ese caldo lingüístico produjo. Y aquí alguien esconde las albóndigas adrede.

Eso se llama el sacrificio. Yo digo ditch Beneddeti, pues si algo caracteriza a Tijuana es lo efímero, el olvido y nadie hasta la fecha ha levantado un monumento al olvido, de lo que fue, en un abrir y cerrar de ojos. Nadie recuerda el ayer, de lo que fue en Tj. Sino todo el esfuerzo mental radica en el ahora. Money talks baby.

Los corruptos premios Nobel de Literatura

Vaya, estos sí que no dejan nada para la imaginación y para usar el cliché más común en la literatura, ahora si que la realidad sobrepasó a la ficción.

Me enteré de por medio del periódico sueco svd que tanto Boris Leonídovich Pasternak como Mijaíl Shólojov no son verdaderos acreedores del codiciado premio de literatura sino meros títeres (o victimas, quién sabe) de la propaganda de la Guerra Fría entre los EEUU y la vieja Unión Soviética.

La noticia que está dando revuelo en el mundo inglés tanto como germánico se debe a las afirmaciónes que el ruso Ivan Tolstoy hizo durante una presentación en la Biblioteca de Lenguas Extranjeras en Moscú a mediados de Febrero del corriente año.

El antes mencionado dice que la CIA financió la publicación del famoso libro Doctor Zhivago. Lo que la CIA quería hacer era dejar en ridículo a la Unión Soviética ya que la antes mencionada novela critica severamente a la vieja Unión rusa. El comité del premio Nobel ya había entretenido la idea de darle el premio a Pasternak anteriormente más desistía porque su libro no estaba publicado en Rusia. Como el comité del Premio Nobel requiere que los acreedores de los premios sean publicados en sus países de origen el autor de Doctor Zhivago no se vislumbrada como acreedor pero, según el historiador ruso, la CIA le hizo llegar al comité, como por arte de magia, una copia del libro antes de que tomaran la decisión vital.

Para esto, dice el historiador y contribuidor de Radio Liberty, la CIA se hizo de una copia del manuscrito de Pasternak y lo imprimió en la Unión Soviética.

Para un reportaje más detallado por favor de leer acá o aquí 1

Pasternak obtuvo el Nobel gracias a la CIA, afirma un historiador

La CIA pagó de sus propios fondos la primera edición en ruso de “Doctor Zhivago”, lo que permitió que su autor, Borís Pasternak, fuera galardonado con el premio Nobel de Literatura en 1958, aunque pocos días después renunció al galardón tras ser amenazado de deportación.

“Pasternak nunca hubiera recibido el premio Nobel de no ser por la CIA, que además le salvó la vida”, asegura el historiador y periodista ruso Iván Tolstói, autor de un libro cuyo título podría traducirse literalmente como “La novela blanqueada”.

En ese libro, fruto de “dieciséis años de investigación”, Tolstói intenta arrojar luz sobre ese polémico episodio con ayuda de una carta de un agente secreto norteamericano que relata detalladamente las peripecias de la CIA para editar la novela en plena Guerra Fría.

Cuando el escritor francés Albert Camus (1913-1960) propuso a su admirado Pasternak para el Nobel -premio que el autor galo había recibido en 1957-, “Doctor Zhivago” -a la espera de ser editada desde 1955- aún no había sido publicada en ruso, condición indispensable para la concesión del premio.

La principal editorial rusa tenía previsto su publicación, pero la revolución popular en Hungría (1956) cambió sus planes, debido al cambio político que se produjo en el seno del régimen soviético encabezado entonces por Nikita Jruschov.

Entonces, la CIA decidió solucionar el entuerto, “robaron el manuscrito de un avión que había aterrizado en Malta, lo fotografiaron y editaron el libro de manera clandestina en la editorial Mutón de La Haya”, señala el autor.

“Para evitar sospechas, utilizaron el mismo papel de imprenta que era corriente en la Unión Soviética e imprimieron el texto en diferentes lugares”, apunta Tolstói.

La famosa editorial italiana Feltrinelli, la primera que editó la novela en 1957, “dio carta de legalidad al libro al estampar su sello en el texto final, tras lo que el libro fue presentado justo a tiempo al comité de los Nobel”.

Tras la publicación de la novela en Occidente (1957), “Pasternak recibió serias advertencias por parte de las autoridades soviéticas”.

“Así que, de no haber sido galardonado con el Nobel, Pasternak hubiera sido detenido y enviado a un gulag en Siberia. El premio le salvó de una muerte segura”, afirma.

Tolstói considera que la URSS “nunca hubiera publicado el libro, ya que éste hablaba de la Revolución Bolchevique de 1917, del bien y del mal. Este es aún hoy en día un tema tabú que divide a la sociedad rusa entre blancos y rojos”.

En cambio, para Occidente Pasternak “era un símbolo, un ariete con el que sacudir los cimientos de la URSS. Mientras el KGB (espionaje soviético) utilizaba veneno para eliminar elementos indeseables, la CIA recurrió a algo más efectivo, la cultura”.

“Era el último de los grandes escritores rusos vivos. Los otros o habían muerto de viejos -como Mijail Bulgákov-, o habían sido fusilados o enviados a Siberia”, apunta.

“Doctor Zhivago” narra los avatares de un médico y su familia durante los últimos años de la Rusia zarista, la guerra civil, la Revolución bolchevique y los albores de la URSS.

Además del trasfondo político, la obra relata el dilema romántico de Zhivago -un burgués e intelectual que se convierte en víctima propiciatoria para los bolcheviques- entre el cariño por su esposa y el amor por la hermosa y desventurada Lara.

Paradójicamente, Pasternak, que es más apreciado en Rusia como poeta que como novelista, nunca recibió el Nobel, ya que fue obligado a rechazarlo públicamente cuatro días después del anuncio, bajo amenaza de deportación.

El escritor, considerado uno de las más grandes poetas rusos del siglo XX, murió a los 70 años (1960) en medio de una durísima campaña de desprestigio por parte de los intelectuales soviéticos.

En uno de los aspectos más polémicos de la novela, Tolstói mantiene que Pasternak “había enviado el manuscrito a sus amigos en Occidente, pero no sabía nada de la intervención de la CIA”.

Eso sí, cuando supo de su publicación en ruso y de su candidatura al premio Nobel, “se puso muy contento”.

En cambio, el hijo de Pasternak, Yevgueni -que recibió el premio en nombre de su padre en 1989-, no comparte muchas de las teorías del libro de Tolstói.

“Mi padre nunca esperó recibir el Nobel. Sólo le trajo sufrimientos”, asegura, reacio a ver el nombre de su padre relacionado con la CIA.

La novela fue editada por primera vez en Rusia por la revista cultural Mir en 1998, siete años después de la caída de la Unión Soviética (1991).

Llevada al cine por el británico David Lean, en 1965, con Omar Shariff y Julie Christie en los papeles principales, la película obtuvo cinco Oscar.

Tolstói, que trabaja como corresponsal para Radio Libertad en Praga, espera publicar el libro en ruso, inglés y español -“si es posible”- en verano, con ocasión del quincuagésimo aniversario de la primera edición de la inmortal novela.

Fuente: Pasternak obtuvo el Nobel gracias a la CIA, afirma un historiador

.


,

Dulce Compañia: el regurgitar live


Acá había dicho algo ya.

Y es que la puta Biblia me cae en la puta madre, seamos francos. He repetido hasta el cansancio que la imaginación castellana está colonizada por este puto libro de antaño que nada tiene que ver con las Américas, pero no, ahí tienen ustedes gente que todavía se vale de las metáforas o imágenes que la biblia ofrece ready-made para que las masas las consuman sin tener que digerirlas, como le dije a mi amante sexual al punto del orgasmo, son gente de poco seso y yo aún más por leer sus pendejadas mentales. Y me vale más que para pura verga que el puto Márquez mismo haya dicho que su paisana es toda una verga bien parada lo cual confieso, lo es, siendo que acabo de terminar su obra del 1997 que comencé odiando pero terminé alabando y estimando mucho su contenido.

La jaina es cabrona, venga, de perdis no se valió de un puto libro como el del perro Cervantes y su quémenlo en la puta hoguera ya de una buena vez por todas Don Quixote lo cual ya es en sí una especie de liberación amén de decirlo todo. Rulfo sale a flote así como la autora le rinde tributos, por igual, a Virgina Woolf y sus ideas andróginas mediante el nombre de uno de los protagonistas de la novela, Orlando, un niño que ayuda a nuestra despistada heroína subir y bajar del paraíso que dibuja.

Mas el piso del libro es la Biblia: Hay que estar o tener un mínimo de conocimiento sobre la biblia, aunque este conocimiento yazca en las profundidades del mal genético que heredamos hace más de 500 años atrás gracias a los perros asesinos de la Corona Española comandados por el perro asesino de Hernán Cortés y sus perros compinches.

Mas creo que a estas alturas la digresión, mal mio, hemos de confesar, aqueja la presente lectura.

Decía, el libro es buena lectura. El castellano, y decimos castellano mexicano para clarificar lo presente, sorprende por lo continental, o sea, el castellano que ahí se detenta carece de marcadas diferencias que lo harían diferente a un castellano como que el que utiliza Gioconda Belli cuyo español recalca lo nicaragüense. Mas el español colombiano sorprende por su similitud al español mexicano. El trabajo impresionó por la lengua y por el tema.

Como en toda crítica me reservo el derecho a la resistencia que todo libro presenta como fenómeno de lectura. Mi resistencia yacía en que estoy aburrido de la biblia como metáfora para desarrollar una narrativa por ende el inicio brusco de este post, eso es lo que sucedió, esa es la primera reacción. Mas al paso de la lectura la autora supo ganarme, realmente no sé como logró granjearme pero sospecho que fue porque la voz de la novela produce un estado mental donde el zipizape del Yo es realmente visible. La mente, desde la óptica del pasado, recuenta el vortex de emociones por los que tuvo que pasar la heroína de la novela, en este caso Mona, de descendencia Belga que insiste en recordarnos su estatus social en cada capítulo del libro. Ese es otro aspecto que no me gustó del libro, las vigencias sociales que rigen la sociedad en que se desenvuelve sin producir un pizca de resistencia al estatus social que se presenta en la novela: los ricos no sienten nada por los pobres. Es más, viven su universo sin querer hacer cambios, se acepta el orden del día sin cuestionamiento alguno.

Quizá fue la sorpresa al fin del libro lo que me granjeó. Descubrí nuevas cosas de los ángeles descritos en la biblia y las polémicas que ellos causan. Es un libro interesante.


, ,