Category Archives: Operativo Tijuana

El fantasma del narco en Tijuana

Acá en Suecia se sorprende la gente por las matanzas del narco allá en México. Mi ciudad natal me hace un experto en esos menesteres del demonio que ni quise ni quiero saber al respecto aunque esté bien informado pero no para darle seguimiento a la noticia, y mucho menos aquí en Suecia . Y es que Tijuana ha tenido una explosión mediática negativa en cuestiones de droga no solo gracias a Manu Chao, quienes muchos lo alaban por su canción en donde la palabra Tijuana existe sin deparar en el gran desfavor que le hizo a la ciudad al darle continuidad a la leyenda negra que nos acosa a todos los nativos de la ciudad, sino también porque el mundo Anglo-Sajón se escandaliza por las muertes que ocurren a diario en México dándole seguimiento a esa vieja percepción racista de que Latinoamérica es lo más podrido del planeta.

Desde hace mucho que dejé a Tijuana y no vivo allí, pero la gente es terca aquí y en China dirían en Tj. Así que aparte de informarme sobre los demonios que andan sueltos en Tijuana por mi gusto de leer los principales titulares de los periódicos de mi país, cosa que yo creía privado, ahora los diarios suecos retransmiten estás tragedias en sueco y pues la gente no tiene nada que hacer, y heme explicando el fenomeno de las drogas y el crimen a una audiencia sueca de mi diario devenir que solo sabe asombrarse del demonio ese que Calderón invocó para legitimarse en el poder. Eso es lo que les digo, el presidente, porque la narrativa sueca y las demás narrativas de los emporios periodísticos del mugroso planeta que compartimos así lo pintan, es la guerra que el espurio le declaró al narco en uno de esos arranques de prepotencia que caracterizan el carácter mexicano.

La verdad es que no hay muchos que se den cuenta del doble juego que el gobierno del PRIAN juega para sostenerse en le poder. Creíamos que el PRIAN estaba en las últimas y hasta los caricaturistas pintaban imágenes de dinosaurios dando el último coletazo pero chin, la verdad sea el narco es un instrumento más de poder.

Este combate al narco solo tiene dos fines: controlar la población y espantar a la población. Como dirían en Vendetta: Hay que recordarle a la población por qué nos necesitan.

Y es que la guerra contra el narco produce entre la población ese sentimiento de exasperación de que no se puede hacer nada contra el narco. Estos juegos del poder solo tienen el fin de amansar el pueblo que está, desde hace años enfadado con el gobierno corrupto que surgió de la Revolución mexicana del siglo anterior y harán, hasta lo imposible, por tratar de detener al verdadero México, el México Bronco, que parece que nadie quiere, como el Tauro en el laberinto, dar con él.

Suerte.

The Devil and Indifference: Border Youth Views of the Narco

In the northern Mexican border city of Tijuana, the imprint of the narco is everywhere. A city long dominated by the Arellano-Felix drug cartel, the influence of the illegal narcotics trade permeates business, politics and other aspects of public life. Despite the deployment of the Mexican army in Tijuana’s streets this month, the latest round of bloody killings, kidnappings and gun battles attests to the stubborn power of organized crime. Intrigued by the sociological implications of the drug business, Mexican researcher Paola Ovalle recently explored the opinions of Tijuana university students about drug traffickers and their business.

A researcher with the Autonomous University of Baja California, Ovalle administered 400 surveys to students at four universities, two private and two public. In general terms, Ovalle detected two very different schools of thought among the university students she questioned.

“One of them sees (drug trafficking) as a monster that provokes the ills which exist in Tijuana, and holds that drug traffickers deserve the death penalty, that they traffic in poison and that they are violent people,” Ovalle said in an interview with the Mexican press. “On the other side, we find another, apparently contrasting representation that falls into indifference, in which we find the majority of the students.”

According to the specialist in drug trafficking and security studies, many Tijuana youths view the drug trade as just another socially-harmful economic activity that is not really much different from polluting industries or the cigarette and alcohol businesses. Many youths advocate the legalization of certain drugs, Ovalle added.

The border researcher contended that the institutionalized presence of organized crime and constant media exposure have transformed the drug underworld into an integral part of the Tijuana’s contemporary cultural landscape. “On many occasions the symbolic content of drug trafficking is exalted,” Ovalle said.

Still, most university students do not want to become drug traffickers themselves, Ovalle said, adding that young people regard involvement in “the business” as a risky venture that leads to short life spans. Notably, the Tijuana scholar found one interesting difference in the answers of private and public university students.

“In contrast to public universities, it caught my attention that some students of private schools said they personally knew or had contact with drug traffickers or their families,” Ovalle said.

Source: El Universal, January 23, 2008. Article by Rosa Maria Mendez
Fierros.

Frontera NorteSur (FNS): on-line, U.S.-Mexico border news
Center for Latin
American and Border Studies
New Mexico State University
Las Cruces, New Mexico

For a free electronic subscription email
fnsnews@nmsu.edu

Related here at Tijuana a Secas: De la vista Gorda, Corrupción, clase media, y el Marco de derecho en Tj-SD.

de la vista gorda

Acá en Suecia hace viento, más en los altiplanicies que bien hago llamar mi hogar. El cielo está despejado, el sol brilla como no lo ha hecho desde hace un buen par de meses y las hojas marchitadas del otoño 07 son presas fáciles de las ráfagas del viento nórdico. Nos cuentan por la radio que es una tormenta, que no salgamos de casa y que procuremos tener nuestros hogares listos para la ventisca que se avecina. Yo me entretengo viendo las nubes pasar a mil por hora y derivo placer de ver el césped limpio, cortito, las calles lucen limpias y el sol resplandece. Ni quién se acuerde este día de aquella mala noticia que rezaba que en diciembre sólo hubo unos cuantos minutos de sol durante todo diciembre, era para entristecerse esa nueva.

Y contemplando todo esto me acuerdo de ti, Tijuana.

Hoy viniste a dar a mi mesa de desayuno. Uno se sorprende de las noticias que salen de Tijuana, pero hasta la fecha nunca habían llegado a formar parte de mi periódico local, ese que me aleja de ti Tijuana y me recuerda en dónde estoy, directo a mi cocina. En el apartado de noticias internacionales ahí saliste, Tijuana. La noticia hace recuento de lo que pasó el jueves negro de la semana 3 del 2008. El sólo hecho hasta opaco la noticia de que un senador de la república mexicana que representa a Baja California fue asaltado. Sobre esa noticia resaltó que la ciudadanía de la red tijuanense ni siquiera expresó sentimiento por el político, ladrón que roba a ladrón … rezaban las consignas más benévolas hacia el senador mexicano.

En Tijuana todos somos cómplices del crimen. Es lo más común: uno se hace de la vista gorda por costumbre local. Es nada más de observar la cultura de los blofstars de Tijuana. Todos conocen a uno que otro que se chinga sus pasesitos o unos churros como diversión alterna, jode hasta yo conozco quién vende y no vende, es lo más fácil del mundo de hacer, como ir a la tienda y comprar un litro de leche. Por algún lado han de conseguir las drogas toda la bola de ofendidos, indignados por las balas, el crimen, el show del miedo que cunde por las calles de mi tierra natal. Los tijuanenses mismos alimentan el circulo vicioso del crimen organizado. De hecho la cultura de la ilegalidad en Tijuana es parte de la cultura de Tijuana, hasta el vecino más santo ha hecho tranzas cuando a este u ésta le ha rendido arriesgarse el pellejo una pizca y hacerse de una buena prenda, joyita, o negocio que dé una buena inversión. En Tijuana, todas estos trueques no están regularizados ni existen canales legislativos para poner orden al constante tráfico de bienes entre una persona u otra. No existen ni siquiera la voluntad política para ello. Y no por falta de modelos de dónde escoger, a qué van a San Diego todos los de Tijuana sino a sentirse un poco de lo que es estar abrigado dentro del marco de la ley, dónde se regulariza hasta lo que se vende en los famosos garage sales o yard sales.

Esta cultura ilegal está muy bien asentada en Tijuana, siempre hay tranzas que hacer, llevar a cabo y todo siempre al margen de la ley. Es por eso que uno se sorprende de los políticos advenedizos de otros lados de la república mexicana que quieren resolver una problemática de costumbre en un año. Lo que hay que hacer es educar a la gente, legislar para que actividades al margen de la ley desaparezcan como cultura de la población, que se regule toda actividad ilícita. Que todos sean iguales ante la ley. Pero no, el miedo a que nos agringuemos nos impide emular el modelo del vecino, no vaya a ser que se insulten allá en el centro de la república mexicana.

Lo peor de la cultura es que es internacional, o sea, la cultura abarca dos países que se alimentan sus necesidades, de hecho, el trafico de todo lo que se pueda vender viene tanto del sur como del norte. Del sur de los EEUU y del norte mexicano. No es novedad, pero lo que sí es novedad es que a nadie le importa poner orden a este tipo de cultura porque esa cultura la componemos todos los tijuanenses. Lo que no podemos hacer en San Diego lo hacemos en Tijuana y viceversa, en ello se ha derramado mucha tinta ya que hasta flojera me da mencionarlo porque alguien ya lo dijo y hasta mucho más mejor que yo. Todos somos victimas, todos somos culpables, todos somos testigos.

No es que no comprenda el dolor de mis conciudadanos y ni comprenda la dimensión del problema que llegó a mi mesa de desayuno esta mañana o haga burla de los blogs tijuanenses que escriben atónitos de lo que ellos viven en las calles nuevas de Tijuana, no, lo que digo es que a lo mejor ya es hora de mirarnos a nosotros mismos y ver como podemos nosotros, como individuos, aminorar el impacto que nos causa ver el desorden social que invade y viola nuestro entorno.

El show mediático del Operativo Tijuana II

Primera Observación here.

Leyendo varias noticias sobre mi ciudad natal con referencia al famoso Operativo Tijuana me queda muy en claro que el centralismo está vivito y coleando.

Uno de los males que más aquejaban a la nación durante el príismo era justo ese mal llamado centralismo. El PAN abogó mucho por la soberanía de los estados pero los principios de los derechos de los estados parece haber perdido gracia cual promesa política en plena campaña. Lejos quedan esos gritos de Ruffo Appel durante el sexenio de Salinas de Gortari sobre la soberanía de los estados, eso fue una llamarada de petate como se dice por estos días. Por eso da risa que la gente hablé que la la soberanía de los estados peligra ante las injerencias de las instituciones federales en los menesteres estatales. El único estado digno de soberanía es Yucatán con su amenaza latente de autodeterminación con miras siempre a los EEUU.

Y lo digo porque el gobierno federal nunca se ha preocupado pro Tijuana ni muchos menos estudiado el terre como para darse una idea de como corre el agua. Venga, ni los periódicos locales de Tijuana saben como corre el agua porque más de las veces prefieren andar lambiendole el culo medioclasero de Tijuana que preocuparse por esa mayoría que vive en precarias situaciones día a día de manera infrahumana y por demás paupérrima en las orillas de la ciudad día a día. Y para qué ir tan lejos, no conocen ni siquiera el Centro de la city. Pinches reporteros chafas y sensacionalistas vale madres cuyas ínfulas de grandeza abarca fronteras de la locura ajena suerte es que ni son de Tijuana los mendigos amarillistas.

Lo que más risa dio fue esa mamada del cuerpo castrense de quezque iban a trabajar.

“Puras piezas menores, eso no tiene relevancia”, dice Clark Alfaro al denunciar que no se llevó a cabo trabajo de inteligencia para realizar la Operación Tijuana.

Concuerdo.

La población que resguarda al narco es la misma población que sabe como burlar todo tipo de vigilancia. Ese es una de las inculcaciones que todo buen tijuanense del dauntaun recibe como herencia del terre al destaparse. Destaparse es un fenómeno tijuanense que después abarcaremos con más detalle pero para los que saben de estos rollos saben a lo que me refiero. Burlar es la especialidad tijuanense par excellence. La escuela de la calle enseña a maliciarla. Hay que maliciarsela. Hay que tener malícia. La era del Oro en Tj era saber pasar a Los de American Citizen. Pero por igual saber vestirse, ser parte del inmobiliario cuyo camuflaje adquiere de esos tintes que pregonan la igualdad a pesar de la miseria que los tramos que uno lleva puesto malengañan la vista del no-nativo de Tijuana.

Por eso le caen los pollos al terre. El grado de éxito de ingresar a los EEUU es mucho más mayor en Tijuana que cualesquier parte del territorio mexicano, ¿pero han hecho algún mugre reportaje al respecto nuestros reporteros tijuanenses, que más bajo la influencia de alguna droga o el pisto que la llama del interés público quieren hallarse, sobre este fenómeno? No. Y digamoslo otra vez, no.

Ni los federales, ni los medioclaseros sin principios que se la pasan gozando la vida loca en Tj han podido penetrar está costra de mugre en Tijuana. Los primeros porque no quieren ni saben como corre el agua en Tj y los últimos porque no quieren saber nada de la infrahumunidad que se despide en las colonias marginadas de Tj y mucho menos de esas gentes que hacen vida al negro en pleno dauntaun de Tj.

Pinches majes, tanto los periodistas locales de Tijuana como los pinches federales del centro de la república.


, ,

El show mediático del Operativo Tijuana

Me pidieron que omitiera una opinión sobre lo que le ocurre a la ciudad de Tijuana y sus instituciones policíacas.

Para los tijuanenses no debería de ser sorpresa que los agentes policíacos sean el blanco del operativo militar.

Una porque sabemos las tradiciones de ese cuerpo institucional en nuestras vidas, es más, nosotros alimentamos ese comportamiento porque la queremos peladita, sin pedo ni broncas, el deterioro siempre es pospuesto y vivimos el momento sin pensar mucho en las consecuencias para el mañana.

Dos porque el PAN ve como seria amenaza a Hank y sus pretensiones políticas. Si algo le ha salido bien a Felipe Calderón es este camuflaje cuyas intenciones son más bien políticas que querer erradicar el problema del narco. Lo que ha causado el PAN ahora recae sobre Hank y estoy seguro que Hank ni se las olió, por eso su desesperada acusación de que Fox es el responsable de la degeneración institucional.

Lo que quizá me sorprende más es lo que nadie quiere ver. El PAN es un ente conservador y aliado de poderes en el extranjero y buen amigo de las compañias militares de los EEUU. México es un mercado presto para armarse hasta los dientes si así las cosas lo demandan, lo que ocurre en el país es justo eso, un clamo para armar a la policía, todo cuerpo policíaco y el el más importante, el cuerpo castrense.

Al momento de escribir esto he leido lo que los periódicos locales han escrito al respecto y mucha gente no haya ni qué decir porque los militares están haciendo su trabajo. La sociedad esperaba un trato entre civiles pero los soldados funcionan de otra manera y por ende los medio comunicativos están que si super perplejos ante lo que los castrenses hacen y deshacen en Tijuana.

Y es de esperarse pues los medios comunicativos de Tijuana están bajo un letargo que no los deja trabajar. Tengan al Frontera cuya forma de expresarse en la política tijuanense siempre la a marcado con un dejo cinismo para cubrirse las huellas de lo que deberían de ejercer a los cuatro vientos. Ni norteños parecen eso. Esa formula ahora no le funciona. No saben qué decir, y ni risa sacan. Y eso les pasa por no saber ejercer su profesión, ahí tienen a muchos blogueros de ese periódico que se golpean el pecho diciendo a diestra y siniestra que uno no sabe como es la profesión que ejercen. Si lo sabe uno, y muy bien. Sé sabe que los altos mandos de ese periódico siguen línea de acuerdo a lo que se les dicte, manipulan la información para complacer a sus jefes y nunca cuestionan a los editores cuya fabricación y elejimiento del tiempo en que publican sus notas son más en acorde de alguien que obedece que alguien que acusa o de perdis informa.

De hecho no es nada más el Frontera, pues ese periódico no cumple ni siquiera sus propias promesas de cuidar de Tijuana. Sino todos los reporteros que no hacen de sus labores una de investigación y no por miedo o por amor a la profesión, sino porque están cómodos en sus formas rutinas de vida y no les importa lo que ocurra a nivel local porque a nivel nacional ni les interesa lo que les pasa a sus propias compañeros de profesión. De la televisión ni se hable.

Y por último, si el gobierno en verdad quiere darle un golpe al narcotráfico deberían de mejor investigar el Banjercito y todas las demás instituciones financieras del país.

Pero quién creen que es el mejor amigo de la banca: Felipe Calderón.


, ,